Tres niñas que están rompiendo el molde

¿Las conoces?

Antes de las elecciones presidenciales de México el pasado 1 de julio, estuvieron circulando por la red dos spots donde los protagonistas eran niños de diferentes edades.

Estos niños del futuro presentaron escenarios antagónicos en cada uno de los cortos: En el primero, era casi brutal ver a pequeñas criaturas cometiendo las atrocidades que, válgame, todos los días cometemos los adultos. El siguiente mostraba, en contraste, un México donde las oportunidades eran iguales para todos y si alguien se caía en la calle, en lugar de esquivarlo como si fuese una piedra, se le ofrecía una mano.

Muchos se molestaron porque una asociación civil explotó el lado emocional de ver a niños exigirle a los candidatos un futuro mejor, como si fuese una especie de chantaje, mientras que a otros realmente les llegó el mensaje. Me incluyo en este segundo grupo.

Sin embargo, estoy conciente que estos comerciales son sólo una producción de un grupo de adultos con intereses, buenos o malos, detrás. Lo maravilloso es que los niños y niñas no necesitan de ningun guión para ser protagonistas de historias y momentos que nos pueden marcar para siempre o simplemente hacernos reflexionar.

Recientemente, y gracias al poder y alcance del internet, muchas pequeñas historias han sido compartidas de manera viral y es un orgullo ver que pequeñas niñas de todas partes del mundo tienen una lección para enseñarnos. Por eso, seleccioné a las 5 mejores pequeñas que están aportando algo maravilloso a la sociedad un granito de arena a la vez:

Educación para todas y todos

Ver en YouTube

Ser mujer en el Medio Oriente debe ser sumamente difícil. Ser una niña de 14 años que no tiene miedo de alzar la voz y pedir educación por igual, además, requiere de nervios y un corazón de acero. Ella es Malala Yousufzai, una chica a la que el régimen Talibán le disparó por creer que merece más que estar confinada a su casa.

¿Quién decidió que las muñecas son para niñas y los coches para niños?

Ver en YouTube

Nunca había escuchado a alguien hablar tan apasionadamente de por qué le molesta tanto que todo lo de las niñas sea rosa mientras que el azul le pertenece a los varones. Miley, a su corta edad, se da cuenta de que los roles impuestos simplemente ya no van.

Muy en su papel...

Todos los días, Stella Ehrhart abre su clóset y elige la ropa que llevará a la escuela, donde cursa el tercer grado. Pero en lugar de preocuparse por combinar su pantalón y blusa como cualquier niña lo haría, ella abre su libro de Las mujeres más importantes del siglo XX y elige a quién querrá imitar ese día. No sólo emula la forma en que estas emblemáticas mujeres se vestían, sino que además aprende un poco más sobre ellas y su personalidad... para podérselo compartir a sus compañeros de la escuela.

De ellas podemos aprender que no hace falta hacer cosas extraordinarias para hacer algo realmente admirable. Y, para mí, lo más importante es que ninguna de ellas tiene miedo de hablar y hacer lo que quiere ¿Cuántas de nosotras hemos perdido esa motivación con el paso de los años? ¿Será que es el miedo lo que nos detiene?

powered byDisqus