Cinco razones por las que toda mujer debiera masturbarse

Y tú ¿Todavía no te atreves?

Siempre he creído que la masturbación es uno de los actos más naturales y exquisitos de autogestión animal, por lo que en un principio encontrarme con artículos que  intentaran "justificar" el por qué de sus beneficios, me parecían de más.

Pero luego de conversar con distintos grupos de mujeres, puedo desestimar absolutamente mi primera apreciación, ya que muchas de nosotras siguen viendo la masturbación como un tabú, como un acto del que uno debiera sentirse avergonzado o culpable, pese a encontrarnos en una sociedad mucho más informada y abierta.

Por lo que hoy, al encontrarme con un artículo de Huffington Post, no dudé ni un minuto en querer compartirlo con las lectoras masturbadoras, pero principalmente, con aquellas que aún no se han embarcado en este adictivo y fructífero abismo de autoconocimiento y placer.

1. Porque deseas buen sexo compartido

La masturbación es uno de los mejores indicadores para conocer que es lo que nos genera más placer, enseñárselo a tu compañero y de este modo,  hacer que tus encuentros sexuales sean una verdadera y orgásmica comunión.

2. Porque quieres ser sexualmente decisiva

En el sexo como en la vida, el poder de decisión emana del conocimiento que cada persona tiene de su cuerpo y sus reacciones. Además descubres cómo tu cuerpo es capaz de obtener placer sin necesidad de un acompañante. Una opción muchas veces necesaria.

3. Por tener buena salud

De acuerdo con una investigación realizada en 2009 por científicos de la Universidad de Indiana, las mujeres que utilizan vibrador tienen mejores resultados en sus chequeos anuales y mensuales de su salud genital, ya que al parecer el hábito es respuesta de un comportamiento más amplio; quienes se preocupan por su placer se preocupan también por su salud.

4. Porque tienes problemas para dormir

La liberación de endorfinas que viene como consecuencia del orgasmo es uno de los somníferos naturales más poderosos.

5. Porque sí

Una de mis favoritas, ya que como apunta el artículo: ¿Qué razón más poderosa e irrefutable para hacer algo más que la simple capacidad que se tiene para hacerlo? Y, con mayor razón, cuando se trata de los asuntos del placer.

Fuente: Huffington Post

powered byDisqus