Imagen corporal y vida sexual

Es innegable la sobrevalorada importancia que le damos a nuestra imagen física. De cierta forma traté de expresarlo en mi columna anterior, pero lamentablemente no fue bien comprendida por much@s lectores. Por esto mismo en esta vez voy a dejar de lado la ironía…

Es innegable la sobrevalorada importancia que le damos a nuestra imagen física. De cierta forma traté de expresarlo en mi columna anterior, pero lamentablemente no fue bien comprendida por much@s lectores. Por esto mismo en esta vez voy a dejar de lado la ironía…

Hay numerosos estudios que demuestran la correlación entre la insatisfacción con el propio cuerpo y una vida sexual poco satisfactoria. Para muchos hombres y mujeres, la forma en que perciben sus cuerpos durante una relación sexual, puede resultar en una “distracción cognitiva” bastante poco estimulante. Nuevamente el estar pensando, pensando y pensando –cosa tan sobrevalorada por ser los homo sapiens sapiens- nos juega una mala pasada…

Uno de los estudios mas importantes al respecto, reveló que el estar insatisfecho con el propio cuerpo o con una parte especifica de éste, predice mayores distracciones durante el sexo. Para las mujeres; lo que piensan que sus parejas piensan sobre sus cuerpos (“debe encontrar que estoy muy gorda o que tengo mucha celulitis…”) también tiene efectos negativos en el disfrute y placer del momento. Esto se puede traducir en dificultad para excitarse, llegar al orgasmo o tomar la iniciativa y estar disponible sexualmente. Es muy frecuente y entendible que si no te sientes desead@ o deseable, dejes de tomar la iniciativa o comiences a rechazar los avances de tu pareja.

Muchas veces las excusas o razones que se esgrimen es estar muy cansad@ o estresad@ como para tener sexo, pero la verdadera razón puede estar relacionada con tu deficiente imagen corporal y la evitación de una situación de evaluación de tu guata, celulitis, pelos, etc. Luego de reconocer esto, puedes comenzar por cambiar lo que puedes cambiar (y que crees que te puede hacer sentir mejor) y aceptar incondicionalmente (esto si que nos cuesta…) lo que no es modificable. Pero mas allá de esto, creo que es fundamental dejar de pensar tanto cuando estas teniendo sexo y dedicarte a sentir (esto también nos cuesta muchísimo, pero se aprende)…ahí no hay juicios, no hay malo o bueno, bonito ni feo; esas categorías las pone “la loca de la casa” (concepto que utilizaba Santa Teresa de Ávila para referirse a la mente).

Por otro lado y volviendo a los estudios de los señores con delantal blanco; muchos hombres no se sienten satisfechos con el tamaño de sus penes, mientras muchas mujeres se preocupan por el tamaño de sus pechos. Pero la verdad es que la mayoría de los hombres reportan estar felices con los pechos de sus féminas y la mayoría de las mujeres señalan lo mismo respecto al tamaño del pene de sus parejas.

El otro día escuche al destacado siquiatra chileno Ricardo Caponni; hablar sobre la importancia de “erotizar el mundo interno del otro”, cosa que me parece infinitamente mas amplia, integrada e ilimitada que poner todo el erotismo en un cuerpo físico, en el que inevitablemente pasará el tiempo y la ley de gravedad.

powered byDisqus