Mujer con trastorno de excitación genital persistente se quitó la vida

Desde los 23 años que Gretchen Molannen sufría de este síndrome, el que se convirtió en un verdadero obstáculo para llevar una vida normal ¿Y cómo no?

Hace algún tiempo le compartimos la historia Kim Ramsey, una mujer que padece de una particular enfermedad denominada Persistent Sexual Arousal Syndrome (PSAS) -Trastorno de la excitación genital persistente-.

En la ocasión nos planteamos interrogantes como ¿Se imaginan tener 100 orgasmos diarios? o ¿Se podría llegar a odiar el placer? cuestionamientos que si bien nos pudieron parecer asombrosos en su momento, hoy se concretan con la muerte de una mujer estadounidense de 39  años, quien se quitó la vida en su casa de Spring Hill.

Desde los 23 años que Gretchen Molannen sufría de este síndrome, el que se convirtió en un verdadero obstáculo para llevar una vida normal ¿Y cómo no?

El problema es que Molannen padecía de trastorno de la excitación sexual debilitante, es decir que se encontraba físicamente excitada, no así mentalmente. Sumado que para esta enfermedad no hay tratamiento, ni cura, siendo único alivio es la masturbación durante horas.

El Sheriff del Condado de Hernando informò que el suicidio habrìa ocurrido el sábado 15 de diciembre, sin embargo no se han dado más detalles sobre lo ocurrido.

Poco antes del incidente, el periódico The Tampa Bay Times había realizado un reportaje sobre el trastorno de Gretchen Molannen, ocasión en la que ella contó haber tenido hasta 50 orgasmos seguidos.

"Tuve una vida diferente antes de que me diera cuenta", señaló al diario, agregando que los síntomas aparecieron cuando tenía 23 años, "como un interruptor que no podía apagar".

En la entrevista Molannen también explicó cómo su enfermedad se habìa transformado en un obstáculo para su profesión como traductora, ya que debía invertir mucho tiempo a las exigencias del trastorno. A pesar de esto, las autoridades le negaron dos veces la discapacidad.

Del trastorno de la excitación sexual debilitante se conoce muy  poco y los médicos aseguran que la enfermedad puede desencadenarse tanto por la ingestión de antidepresivos, el comienzo de la menopausia o incluso hasta una caída.

Hasta hoy se desconocen cifras exactas de cuántas mujeres sufren esta enfermedad, sin embargo sabemos de grupos de apoyo como el creado por Jeannie Allen una mujer que vive con Trastorno de la excitación genital persistente, que a partir de su propia experiencia puede ayudar a evitar que esta sobredosis de  "placer" no termine en casos como los de Gretchen Molannen.

Fuente: Mail Online

powered byDisqus