No hagas dieta, cambia de vida

Por qué las dietas no sirven y funcionan mejor los pequeños cambios en nuestras vidas.

Yo soy pésima para eso de las dietas. No se me da. En cuanto mi cabeza comprende que me voy a poner a dieta, me dan unos antojos incontrolables de cosas que en realidad nunca como y que apenas las pruebe me voy a sentir muy culpable, y eso no ayuda. Porque la culpa hace que digas: bueno, comienzo mañana bien mejor y hoy sigo con la embutida.

Y el día siguiente es igual hasta que me doy por vencida y siento que las dietas no son lo mío. Bueno, eso me ocurría antes.

Hay algunos errores que la gente comete frecuentemente cuando se encuentra a dieta y que en realidad no ayudan en nada a bajar de peso. Por ejemplo, me sentía muy a dieta pero seguía tomando tés helados y jugos de cajita. En realidad este es un error común de dos caras: la primera es que ni siquiera siendo bebidas de dieta van a bajar mucho tu consumo de azúcar. La segunda cara es que los seres humanos no estamos diseñados para tomar agua con azúcar de ningún tipo. Nuestro organismo no puede advertirnos que ya ha tomado suficiente dulce.

Por lo que de esta forma puedes consumir muchísima azúcar sin que te des cuenta o que siquiera puedas llevar la cuenta. Por eso les recomiendo que en general consuman mucha agua natural y dejen las bebidas azucaradas para un solo momento del día o de la semana. En lo personal me ha funcionado muy bien y me ayuda a mantenerme aunque en realidad no llevo una dieta estricta.

El siguiente paso a cambiar en tu vida y no tu dieta es ese de dejar de comer durante muchas horas a pesar de que tengas muchísima hambre. Te causa doble efecto negativo. En primera porque alenta tu metabolismo y en segunda porque así es más seguro que en la primera oportunidad comas todo lo que puedas (con un metabolismo lento).

Es mucho más recomendable tener snacks saludables para cuando tu estómago te diga que tiene hambre. Tener a la mano nueces o baby carrots te ayudan a combatir el hambre y a mantener tu metabolismo a un ritmo constante sin subir de peso. Eso si, no vayas a sustituir los snacks con galletas o cosas muy dulces. A mi me han funcionado los botes de nueces mixtas en la oficina para cada vez que me da hambre.

Otra cuestión importante, es consumir menos carne. No sé en otros lados, pero en México tenemos muy volteadas las porciones de los alimentos. Comemos mucha más carne que lo que consumimos de verduras o de otro tipo de complementos. Trata de balancear tu plato de manera que la carne sea la porción más pequeña y la verdura la más abundante.

No sólo te ayudará con el peso, sino que te sentirás satisfecha por períodos más largos de tiempo.

En general son las cosas que aplico a mi vida en vez de ponerme a dieta, que me han ayudado más que una dieta en el sentido estricto. Es algo que he aplicado por seis meses. He bajado algunos kilos y además me he mantenido sin tener que estresarme demasiado por una dieta. Eso si, trato de hacer yoga tres veces por semana, pero si al menos sales a caminar durante treinta minutos, no vas a tener mucho por que estresarte.

Creo que son cosas que cualquiera puede aplicar en la vida diaria sin sufrir demasiado por su peso.

powered byDisqus