Nuestra Ciega y Feliz Navidad

No es menos cierto que nos hace falta "despertar".

Que el Viejo Pascuero, que los regalos, que las compras, que el estrés...

Que no en todas partes hay nieve, que los gringos nos disfrazan su capitalismo, que nos dejamos engañar, que ¡nooo!, que el estrés...

Que es el cumpleaños de Cristo, que hay que pasarlo en familia, que la cena perfecta, que la misa del gallo, que estamos atrasados, que el estrés...

Que no creo en la Navidad, que todos los días son para estar en familia, que soy agnóstico, que pero "qué cosas estás diciendo"; "que cómo dices eso", que el estrés...

Todos tienen sus "buenas razones" para estresarse, mientras la programación televisiva sigue transmitiendo los "valores" de la Blanca Navidad, con pascueritas sexys y Los Simpsons cantando villancicos en idioma universal.

Un verdadero caos, envuelto en contradicciones y caridades con fecha de inicio-término, la misma fecha que nos impone el calendario para recordarnos que tenemos que ser felices y bueno, buenos.

¡Crak!

Nuestro estado de inconsciente ceguera nos lleva a "recapacitar" en determinados periodos del año el "cómo actuar", y al parecer el ¿Por qué?, será una eterna interrogante de los misterios humanos.

Dar clases de espiritualidad navideña no es precisamente mi intención, ni siquiera me importa, pero que aunque así seamos incapaces de valorar las modificaciones festivas que nos brinda el calendario romano y negarnos a la química positiva que puede rescatarse en una "Noche Buena", me parece una futil rebelación.

El fenómeno de la Navidad es un espectáculo curioso del que realmente nadie está obligado a participar, probablemente cuando entendamos esto, quizás podamos disfrutar la vida o estas fechas con sana espontaneidad.

No es menos cierto que esta puede ser una última navidad, no es menos cierto que todos los días del año pueden ser un día especial, no es menos cierto que estamos drogados en capitalismo y frivolidad, no es menos cierto que el Viejo Pascuero discrimina y no llega a todos los hogares de verdad, no es menos cierto que nos hace falta "despertar" y disfrutar .

powered byDisqus