¿Pagarías por una vagina de diseñador?

Las cirugías de reconstrucción vaginal están llegando a su auge.

Hay mujeres, de todas las edades, que están pagando desde dos mil quinientos a 12 mil dólares por tener sus vaginas rediseñadas, o "rejuvenecer su vagina". Una cirugía cosmética que promete, entre otras cosas, aumentar las sensaciones sexuales.

Esta cirugía surgió ya que muchas mujeres después del parto la necesitaban debido a que comenzaban a sufrir de incontinencia. De ahí surgieron múltiples cirugías que prometen mejorar la vida sexual y una vagina que se verá perfecta.

En primer lugar, no creo que exista tal cosa como una vagina perfecta. La vagina perfecta es la que está sana, sin importar cómo se vea.

Tenemos un problema grande con la cantidad de imágenes de desnudos que hay sobre todo en internet, yo ya admití que si, me gusta el porno, pero parece ser que para algunas mujeres estas imágenes son negativas o más expectativas inalcanzables. Sí, aún más expectativas inalcanzables aparte de ser talla cero, tener una piel perfecta y estar perfectamente depilada todo el tiempo.

En general nadie debería de dejarse influenciar tan fuertemente y pensar que se debe ver de tal o cual manera, no digamos su vagina. Es altamente probable que a un hombre no le interese mucho cómo se ve, sino lo que hace. Como a nosotras no nos importa tanto el tamaño de un pene, sino cómo lo usan.

Además de que todo tipo de cirugías son riesgosas, es probable que no mejoren la vida sexual en realidad. Si alguien necesita hacerse una cirugía para poder disfrutar de su vida sexual, es probable que a final de cuentas no puedan hacerlo. Lo que es peor: esas sensaciones que se supone quieren aumentar podrían disminuir drásticamente.

Cuando me enteré de esto, no pude evitar pensar en los ritos de purificación de los genitales que se hacen en África. Si, en definitiva que no es lo mismo una cirugía hecha en un quirófano con anestesia y m
médicos especializados, a un rito que se hace con instrumentos no esterilizados, sin anestesia y sin el consentimiento de la paciente. En ese punto distan mucho unos de otros. Pero ambos están hechos para complacer al hombre.

Respecto a la cirugía para rejuvenecer la vagina, creo que yo paso. Soy bastante feliz tal cual soy. ¿Y ustedes?

powered byDisqus