Algunos mitos y verdades sobre el Himen

Te damos algunos datos sobre la parte más mal comprendida en la anatomía femenina

El himen es una parte del cuerpo que está rodeada de mitos, información incorrecta y mucho peso cultural encima. Yo también tenía algunas ideas incorrectas sobre qué es el himen y cómo funciona. Si son como yo, seguro pensaban que es una especie de capa que cubre la entrada o cerca de la entrada de la vagina. Lo cual en sí mismo llena a la gente de muchas dudas, por ejemplo: ¿Cómo es posible que esté menstruando si la abertura está cubierta?

Mito: El himen se rompe cuando pierdes la virginidad
En realidad, el himen es una membrana delgada que cubre parte de la vagina, pero no la abertura completa. Aunque si hay hímenes más grandes que otros, la condición médica que de que un himen cubra completa la abertura vaginal le pasa a una entre 200 mujeres. Y se puede arreglar con una cirugía simple

En realidad, la primera vez que tienes sexo el himen no se rompe, se estira y digamos que se re-acomoda. Si no tienen suficiente lubricante, van muy rápido o no hay suficiente tiempo preliminar en besos y caricias, o no te relajaste bastante puede que hayas sentido dolor o incluso sangrado. Pero eso no quiere decir que se haya roto el himen por completo, sino que probablemente hubo un pequeño desgarro, ahí o en la vagina.

Otra cosa que es importante saber, es que si dejas de tener sexo un tiempo, vuelve a su posición original, por lo que es mejor ir despacio si tiene un rato que lo dejaste y quieres volver al ruedo.

Mito: El himen se pierde la primera vez que tienes sexo
En realidad, el himen permanece en su lugar durante toda tu vida. De hecho, es probable que para el momento en que decides tener sexo por primera vez ya esté un poco más suave. El desgaste puede ocurrir por usar tampones, caminar, o usar los dedos para tocarte.

Así que, en realidad, ningún hombre va a romperlo ni a "llevarse" algo que no vas a recuperar jamás. Al menos no físicamente hablando. Y si lo piensan, eso sería un poco violento, ¿no?

Mito: La primera vez te va a doler
Pues si, si estás muy nerviosa, no te relajas lo suficiente o no se dan el tiempo preliminar necesario, es muy probable que te duela. Sin embargo, usando suficiente lubricante y tomando el tiempo suficiente, claro, además de relajarte, la primera vez no tiene que doler. Y me habría gustado saber eso algunos años atrás.

powered byDisqus