El reloj biológico: ¿Qué dice la ciencia?

Entre muchas mujeres en plena edad reproductiva, el ser madres vs desarrollarse profesionalmente les genera un conflicto acerca de si quieren o no tener hijos.

Si bien, en una ocasión anterior hablamos sobre el llamado del reloj biológico, pero hoy profundizaremos en los tiempos orgánicos determinados para la reproducción.

Entre muchas mujeres en plena edad reproductiva, el ser madres vs desarrollarse profesionalmente les genera un conflicto acerca de si quieren o no tener hijos, y/o de cuando es el momento indicado. Cuestionando el hecho de ser madres (y padres) criando niños, contra el desarrollo educacional y profesional.

Muchos hombres y mujeres dilatan la decisión, reasegurándose por creencias populares como por ejemplo, que los anticonceptivos retardan el envejecimiento reproductivo y que los nuevos avances tecnológicos pueden compensar los problemas de fertilidad asociados a la edad. Ahí he escuchado especies de remates, en que cada uno dice distintos números (edades) de cuando el reloj biológico comienza  ir hacia atrás.

Por otro lado existe la creencia de que la edad del hombre no es relevante, ya que teóricamente somos fértiles hasta la muerte y aparecen nombres como Julio Iglesias o Carlos Menem. La edad es uno de los determinantes mas importantes, tanto en la masculinidad femenina como masculina.

Como resultado, se pospone la maternidad/paternidad, sin un entendimiento completo de las posibles consecuencias.

Las mujeres nacen con una cantidad determinada de óvulos, pero no se sabe si esa cantidad es igual para todas o como la taza de desgaste de los huevos, varia de una mujer a otra. Diversos estudios plantean que a los 37 años hay una aceleración en el declive de los óvulos totales disponibles (con alta variación entre personas).

Las consecuencias no solo son a nivel del riesgo en la dificultad de concepción natural o asistida, sino que también sobre los resultados del embarazo. Los riesgos de aneuploidía (cambio en el número cromosómico, que pueden dar lugar a enfermedades genéticas) así como de abortos espontáneos, son mayores. En mujeres de 35 años para arriba, con un solo embarazo, aumentan los riesgos de diabetes gestacional, placenta previa, parto en presentación podálica, partos prematuros y con bajo peso, entre otros.

Si la fertilidad de las mujeres viniera escrita en una etiqueta diría: “consumir antes de los 35” y para los hombres "antes de los 40". Las mujeres de 35 o más, con parejas de su misma edad o más, tienen alto riesgo de quedar sin hijos si es que no hacen algún tratamiento.

Los tratamientos de reproducción asistida, solo pueden compensar de manera parcial, los problemas de fertilidad asociados a la edad. Y después de hacerlos, no se quien te compensa la billetera.

Referencia: Pregnancy and motherhood: Thebiologicalclock, Arthur Leader
Gynecology and Medicine (Endocrinology), University of Ottawa; Division of Reproductive Medicine, The Ottawa Hospital, Ottawa, Ontario, Canada
Sexuality, Reproduction and Menopause DOI:10.1016/j.sram.2006.03.003

powered byDisqus