En caso de crisis existencial, rómpase

... y, por supuesto, vuélvase a a(r)mar

Comienza el año y en el aire se huele el entusiasmo de la gente que aprovecha el reinicio del calendario para cambiar de trabajo, cortarse el cabello, empezar una dieta, tomar clases de *inserte idioma o técnica artística aquí* y los pajarillos cantan. Todos parecen saber hacia dónde van o, al menos, ya se tomaron un rato para pensar en dos o tres metas qué alcanzar (ya si las cumplen es otra historia...)

Y yo me siento igual que el 31 de diciembre (o que el 16 de agosto, si ese es el caso). Nada ha cambiado, aunque todo es diferente. Ya no vamos a leer nada de lo que fue grande el año pasado, ya nada se trata de recordar - ahora todo es mirar para adelante. Pero, ¿qué pasa si no veo nada en el horizonte?

Me queda claro que posibilidades hay muchas, así como caminos y maneras de llegar a la cima, pero, ¿cómo saber cuál escoger si todos los días me siento diferente? Hay días (especialmente en los que veo a mis amigas comprometidas hablando de lo felices que están con los preparativos de la boda) en los que pienso que sí, probablemente debería de estarme ocupando más en llegar a esa etapa de la vida. Lo mismo cuando veo a mis amigas con hijos o a aquellas que están avanzando a pasos agigantados en su vida profesional.

Quiero todas las vidas y al mismo tiempo no puedo decidirme por ninguna. Lo que procede, pues, es un proceso de deconstrucción necesaria. Romperme para volverme a armar.

Regresar a lo básico: Quién soy y qué quiero. Habiendo definido eso, podré llegar al cómo más fácilmente. Es un proceso difícil que estoy segura vendrá acompañado de lágrimas, pataleo, ganas de no salirme de la pijama en días, momentos de histeria y de silencio total, tal vez un bote de helado de chocochip y canciones desgarradoras. Pero no tengo miedo.

Es necesario conocerse mucho, creo, para que este tipo de crisis no regresen (y con más fuerza) en los años siguientes. Mirar hacia adentro, ser honesta con una misma y partir de ahí emprender el camino. Y, lo más importante, llegar en una sola pieza.

powered byDisqus