Propósito financiero del 2013: limpiar mi historial crediticio

Los jóvenes de todo el mundo somos los más endeudados. Rompamos la estadística.

No sé qué tan común sea, porque en México no muchos comparten con sus amigos su status financiero, pero supongo que tampoco es raro, que llegues a la mitad de tus 20s con un montón de problemas con bancos y tarjetas de crédito. (Por favor, díganme que no soy la única)

En este artículo dice que los jóvenes entre 21 y 30 años de todo el mundo somos mucho más propensos a contraer deuda y así mismo a ser los más endeudados. El 60% de los tarjetahabientes veinteañeros de los países con mayor desarrollo (entre ellos México) presentamos un mayor endeudamiento y más baja capacidad de ahorro conforme nos acercamos a los 30 años.

El promedio de deuda de los jóvenes alcanza los 45,000 dólares en los países y regiones con mayor desarrollo como Estados Unidos y Europa, mientras que los niveles los países en vías de desarrollo, 12,000 dólares es el saldo promedio en las tarjetas.

Yo no tengo una deuda tan grande todavía, y aprovechando que aún se encuentra en niveles manejables, he decidido ponerla en mis prioridades más altas antes de que se salga totalmente de control. En realidad no tengo excusas, puede ser que en mi época estudiantil me fuera demasiado sencillo pedir tarjetas y usarlas cuando, estando lejos de casa me quedaba sin dinero.

Es cierto, en realidad no las usaba para comprar ropa o salir de fiesta, sino cuando en realidad no tenía dinero para comida, pero nunca se me ocurría que, en realidad lo tenía que cubrir al mes siguiente. ¿Acaso soy la única en verlas como un colchoncito extra? En realidad no veía con claridad que ese tipo de cosas se deben cubrir lo más pronto posible.

No sé qué tanta educación financiera tuvieron en sus casas. A mi me enseñaron a ahorrar, pero conforme fui creciendo, lo fui olvidando. Creo que habría agradecido que alguien me explicara qué son las fechas de corte y de pago y cómo funcionan en forma concreta. Y cómo elegir las tarjetas de crédito con los intereses más bajos posibles.

Las deudas con tarjetas de crédito, en realidad son como bolas de nieve. Pueden convertirse en un problema masivo. Se pueden salir de control al punto que en algún momento apenas y te alcance a pagar los saldos mínimos de las tarjetas que en realidad a lo único que ayuda es a que no te cobren MÁS intereses por pagar tarde.

Antes de que pierdas el control, he decidido dedicar la primera mitad del año a liquidar las tarjetas y quedarme sólo con una. Y a aprender a usarla. Las tarjetas de crédito no son el demonio.

Si sabes cómo usarlas puedes obtener beneficios que ayuden a tu economía. Pero para acceder a ellos, tienes que liquidarlas cada mes, a menos que tengas pagos a meses sin intereses. Y en ese caso también puede ayudarte a mejorar tu historial pagar la deuda antes del plazo.

Espero que este año tengan mejores finanzas y si les interesa saber más sobre el tema, coméntenlo sin dudar.

powered byDisqus