Y dejemos de lado el nombre de “monstruación” porfavor.


Los ciclos son un hecho natural de la vida en nuestro planeta, el día y la noche, las estaciones del año, los cambios en las mareas. En realidad, son la forma en la que se sustenta la vida en la Tierra. Dormir, estar despierto, comer, sacar desechos e inhalar y exhalar. Sin embargo, pocos ciclos del cuerpo tienen una connotación tan negativa como el hecho de menstruar.

Cultural e históricamente, las mujeres que se encontraban menstruando eran vistas como “sucias” o “impuras”. Puede que hoy en día ya no sea así, pero siempre que te encuentras menstruando nadie se debe de enterar, y ¡que los cielos nos guarden si tu ropa se llegara a manchar!

Incluso lo puedes ver en la publicidad de productos femeninos. Son para controlar una catástrofe y maldición de la naturaleza que es impuesta a las mujeres. Y también cualquier signo de que estemos de mal humor, tristes o sensibles es atribuido a nuestras hormonas o síndrome pre-menstrual, que no siempre es así (conste que digo, no siempre).

¿Cómo olvidar el horrendo comercial de Buscapina Fem?
YouTube Preview Image
(Como si cualquier cambio en nuestras emociones no pudiera estar relacionado a otras cosas)

Mujeres del mundo, es hora de dejar las connotaciones negativas que se relacionan con la menstruación. Es sólo una función que algunos cuerpos tienen y que es bastante genial. Y seguro lo han pensado cuando han tenido el miedo de quedar embarazadas y darse cuenta, gracias a eso, de que no.

Claro que no tienes que emocionarte porque llega tu periodo, pero si puedes tomar algunas acciones simples para hacer de esos días una experiencia más placentera y no una “maldición de la naturaleza”. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer:

1. Realiza una menarquia-fiesta
La llegada de la menstruación es algo que celebrar. Después de todo, existen culturalmente fiestas para cuando los niños se convierten en hombres. ¿Por qué no realizarlas también cuando las niñas se convierten en mujeres?

Puede ser que hagas una para tí misma y tus amigas, o que la hagas para alguien más joven que a penas ha llegado a ese momento, como una hermana, una prima, una sobrina. Puede ser un momento muy especial de hermandad femenina. Recuerdo que en secundaria, una chica y sus hermanas siempre tenían una cena especial cada vez que alguien pasaba por la menarquia. Me parece más adorable que eso que pasó en mi casa, donde mi abuela me trató por unos días como si estuviera enferma. Convertirse en mujer es algo emocionante.

2. Cuídate en esta época del mes
Relájate y olvídate de eso de que nadie debería saber que estás en tus días. Si necesitas que el mundo gire un poco más despacio, está bien. Ten a la mano todo lo necesario como desinflamatorios, bolsas de agua caliente, las películas que más te gustan y desde luego, chocolate. También hace una gran diferencia el seguir comiendo saludable y haciendo ejercicio (aunque es la última cosa que quieres hacer en esos días).

3. Conoce tu cuerpo
Pon atención a las sensaciones de tu cuerpo conforme avanzan los días. No tiene nada de desagradable o asqueroso. Una vez tuve un novio médico que se enojaba mucho porque no tenía el cuidado de llevar un calendario. Y esa es sólo una de las muchas formas de conocer tu cuerpo.

Haciendo eso, sé que por ejemplo, unos días antes voy a amanecer de mal humor. Es un hecho de la vida. Pero saberlo me hace controlarlo mejor y no desquitarme con la primer persona que tengo en frente. Puede que si, las hormonas nos hagan sentir diferentes, pero de nosotros depende que no nos controlen totalmente.

Hay muchas aplicaciones que te ayudan a llevar un calendario en tu teléfono celular. Y además, también te puede ayudar a otras cosas como conocer qué días te encuentras ovulando por ejemplo.

4. Conoce las distintas formas de manejar tu periodo.
Aunque la publicidad nos hace pensar que sólo existen las toallas y tampones, hay un montón de formas de manejar tu periodo que además, dejan menos desperdicios. Existen las toallas de tela, los diva cups, etc.
Por lo general, los productos alternativos los encuentras en las tiendas naturistas o veganas.

Ojalá cambien su concepción de estos días del mes y les sean mucho más llevaderos.

Keeping sharing simple...
172
Keeping sharing simple...
172

Sobre el autor

No le pongo café a mi azúcar. En Twitter me conocen como @dayfirefly

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.