Simplemente hay algunos tipos que no son mi tipo.


Hoy es el día en que o te pones grinch, o de plano andas, como solíamos decir mis amigas de la universidad “vomitando arcoiris, unicornios y corazoncitos”. Si este es el primer San Valentín en mucho tiempo (ejem, 4 años) en que no tienen alguien con quien compartir el día y además son nuevos en la ciudad y no tienen demasiados amigos (muy específico?), pueden hacer lo que yo: ignorarlo y pensar en otras cosas. Como en los tipos de pretendientes que no soportas y en verdad, no importa que tan sola y desesperada te sientas, igual no los vas a tolerar.

En mi experiencia, creo que he sintetizado a los galanes que no me gustan para nada en un total de tres grupos, que creo que no sólo a mi, sino a cualquier chica podría no soportar.

1. El llorón

No sé en qué mundo puede un hombre pensar que ser llorón y/o chantajista podría ser atractivo, tampoco lo es en las mujeres. Me ocurrió una vez con un pretendiente que se tomaba muy en serio cosas como que de repente no contestaras a un mensaje en messenger o Facebook. Literal, me reclamaba al respecto. ¿Perdón? Tengo una vida y a veces me distraigo o me ocupo en cosas que tienen más prioridad.

Consejo para los hombres: Ser llorón es un turn-off inmediato. Ya sea en la vida, o en cualquier medio electrónico. Así que dejen por favor frases como: “Es que nunca sales conmigo”, “Me tienes muy olvidado”, “Ya sé que no me quieres, pero…”. No, por favor. Las mujeres quieren un hombre, que sea HOMBRE.

Y por esto no me refiero a un hombre musculoso y fornido (aunque ayuda, a veces no es lo que toda chica quiere), sino a un hombre que toma acción y no te anda invitando a su pity party, o sea a tenerle lástima.

2. El que se cree el galán de la pantalla

Creo que alguna vez Lorena mencionó a esos hombres que se creen demasiado buenos para salir contigo y que te están haciendo un favor por ello. Este no es tanto ese caso, aunque es similar. Es ese hombre irreal que cree que por invitarte un café y decirte princesa tres días seguidos, ya deberías caer redondita a sus pies y siempre estar disponible al teléfono, Whatsapp o Facebook.

Y ya les contaré de mi pretendiente irreal, con quien entre otras cosas no he podido tener una conversación interesante y cree que no me voy a dar cuenta que es casado. Pffft, feminista equivocada.

Consejo para los hombres: No todas las chicas caen con los mismos trucos, no todas las chicas son iguales. Hay que tener un poco de tacto y también saber reconocer si hay interés en la otra persona o no. Algunas veces las chicas no se hacen las difíciles, simplemente no están interesadas.

3. El que hace de las cosas pequeñas, grandes

Este era un pretendiente medio ñoño, la verdad, con poca intuición. Estudiaba en la misma universidad que yo y por ese motivo (supongo), acepté su invitación a ser amigos en Facebook. Era de esos hombres que no cachan las indirectas. Por ejemplo, yo contestaba a sus mensajes con cortante si, no, mhm, mientras él escribía casi un libro en ellos.

No sé si por hartazgo o algo más, acepté su invitación de un café. Un café medio incómodo porque yo terminé haciendo toda la conversación. Digo, para escucharme hablar a mí misma lo puedo hacer en mi casa. Y después hubo una especie de malentendido que me hizo darme cuenta que el hombre pensaba que por haberle aceptado un café, ya era casi su novia.

Consejo para hombres: En realidad que te acepten un café puede significar nada. Y a veces si hay que parar las antenitas para darse cuenta si la chica está interesada o no. Lo digo porque podría ahorrarles momentos incómodos y dolencias innecesarias del corazón.

¿Y ustedes? ¿Qué estilo de pretendiente las fastidia?

Keeping sharing simple...
85
Keeping sharing simple...
85

Sobre el autor

No le pongo café a mi azúcar. En Twitter me conocen como @dayfirefly

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.