4 personajes masculinos de la televisión que nos dan una mala idea de lo que es ser atractivo

Aunque no nos gusten los chicos malos, Hollywood los glamoriza

Hasta hace poco, no lo había notado, pero es cierto. Hay un estereotipo masculino glorificado en el mundo del cine y la televisión. Ese que no es exactamente el hombre ideal para tener a tu lado pero que los programas eligen como el más atractivo y el más deseable.

En esta ocasión elegí a los personajes de la televisión porque se quedan más en nuestras mentes. Es decir, en realidad convivimos con ellos por años si nos volvemos fanáticos de un show televisivo. Pero por ejemplo, alguien que cumple con estos estándares no tan deseables en la vida real es James Bond.

Es un hombre, guapo e inteligente que utiliza su astucia para cumplir misiones. Hasta ahí todo muy bien. Pero James Bond casi nunca enseña emociones, ni parece importarle mucho que sus parejas tienden a morir antes de que salga una nueva secuela de la película. Y no es el hecho de que tenga muchas novias, sino que en realidad como que no le afecta mucho perder una tras otra.

Ahora sí, pasemos a la lista de estos personajes masculinos de la televisión.

1. Charlie Harper

Uno de los personajes icónicos de Charlie Sheene de los últimos años. Revisemos bien que el show apunta a que ser como Charlie es lo más deseable. Es guapo, es rico y capaz de seducir a todo tipo de mujeres. Lo que no vemos es que es un alcohólico o que en realidad trata a las mujeres como algo que en realidad no importa, creo que cambia más de chica que de ropa interior.

Lo peor es que su hermano, Alan Harper, quien es un poco más sensible y atento y tiene una cierta inclinación a buscar una relación donde encuentre una conexión de verdad, es visto como el perdedor. Todos quieren ser como Charlie y nadie como Alan. ¿Si ven lo que está un tanto mal aquí?

2. Barney Stintson

Soy una fanática de How I Met Your Mother, y en realidad tiene algo de milagroso que los creadores de la serie han permitido que este personaje se desarrolle un poco más, dejando su etapa inicial de mujeriego como algo de lo que un hombre puede crecer. Y me encanta el personaje, pero si me siento y pienso un poco al respecto, siempre salen cosas que están sumamente mal, aunque de nuevo, todos quieren ser como él.

De nuevo es un hombre guapo y rico que muestra pocas emociones y compromiso con las mujeres. Hasta ahí estamos en la misma línea que con Charlie Harper, sin embargo hay algunas cosas ligeramente más perturbadoras sobre él. Por ejemplo, está aquello de que hace muy elaborados engaños para poder seducir mujeres. Y en serio digo MUY elaborados.

No estoy en desacuerdo con el sexo casual siempre que las dos partes sepan en qué se involucran. Barney inventa miles de personajes y situaciones para engañar a todo tipo de mujeres, sobre todo las ingenuas, para caer en sus redes y no volverlas a llamar.

Y aquí otro estereotipo que se repite sobre las mujeres. Que después de tener sexo con un hombre casi siempre van a terminar enamoradas de él y se les romperá el corazón a causa de ello. Claro que esto tampoco es cierto el 100% de las veces, y sirve como una situación cómica de la cual se abusa. En este caso muchas mujeres terminan despechadas no por el sexo, sino por el engaño. Y sin embargo, a veces no podemos evitar que este personaje nos parezca encantador. Es una trampa.

3. Don Drapper

Hay que ser justos con este personaje, la serie Mad Men sucede en los años 60s, donde todavía bastantes cambios sociales estaban surgiendo o se encontraban a la vuelta de la esquina. Yo tomaré eso un tanto en consideración antes de analizar este otro personaje, también guapo y rico y que casualmente también viste siempre de traje.

Don Drapper, al menos en las primeras temporadas era un esposo infiel. Que incluso tenía una ocasional novia con la que engañaba a su esposa Betty. Aunque sus dinámicas matrimoniales cambian mucho con su segunda esposa y en realidad se nos refleja un personaje atormentado, que se refugia en el alcohol y otras mujeres no por diversión, sino por una cantidad impresionante de conflictos internos.

Aunque los conflictos conmuevan, eso no quita que hay maneras más saludables de canalizar los sentimientos. Es un excelente show, pero hay que verlo con las reservas temporales necesarias.

4. Puck

De nuevo, tenemos la suerte de que los personajes se vayan desarrollando conforme avanzan las temporadas de las series. En Glee, puck es otro chico malo con un montón de conflictos internos. De nuevo, tener un montón de novias e involucrarse con todas las Leading ladies de un show no es una manera saludable de canalizarlos.

Puck no es el típico galán, si es guapo pero no rico. En general su atractivo está basado en ser el chico malo y que hace todo lo divertido.

En general me gusta que la gran mayoría de estos personajes no sean uni-dimensionales y casi todos hayan evolucionado, claro a excepción de Charlie Harper que se quedó un poco estancado en su dinámica de siempre. Igual es de llamar la atención las características que se pintan como deseables en las series de televisión.

powered byDisqus