Amigos, pero sin ningún tipo de "ventajas"

La existencia de la amistad entre un hombre y una mujer es un tema recurrente, creando un verdadero tablero de ajedrez entre aquellos que la defienden acérrimamente y los que no.

La existencia de la amistad entre un hombre y una mujer es un tema recurrente, creando un verdadero tablero de ajedrez entre aquellos que la defienden acérrimamente y los que no.

El último artículo escrito al respecto: "¿Un hombre y una mujer pueden ser amigos?"  se basa en un estudio realizado por los investigadores de  University of Wisconsin-Eau Claire y sostiene que si bien, “un hombre y una mujer sí pueden ser amigos”, - estamos de acuerdo- pero ellos siempre tienen una segunda intención.

A propósito, hoy una nueva investigación de la misma casa de estudios profundiza en su teoría, exponiendo que la amistad entre un hombre y una mujer es posible, siempre y cuando existan "restricciones", ya que ambos géneros se sienten atraídos entre sí, pero lo subliman: ellos están más dispuestos al romance, mientras que ellas los ven como una amistad platónica.

Por lo que al parecer  Harry no estaba tan equivocado cuando le dijo a Sally que "los hombres y las mujeres no pueden ser amigos porque la parte sexual siempre se interpone en el camino".

La investigación concluye que los hombres y mujeres elaboran estrategias cuidadosas para poder tener una buena relación de amistad con el sexo opuesto, suprimiendo la atracción hormonal hacia el otro.

Ante este panorama, la psicóloga de parejas, Perla Sanhueza, explica que  es obvio que exista una necesidad biológica que impulsa la atracción hacia alguien del otro sexo, pero en la vida cotidiana, y por nuestro razonamiento, sabemos reprimirlo.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores encuestaron a 88 parejas de amigos y amigas jóvenes y se les pidió que calificaran su atracción mutua en un cuestionario secreto.

Los resultados indicaron grandes diferencias de género en el modo en que hombres y mujeres viven la amistad con el sexo opuesto.

La mayoría de los hombres confesó sentirse muy atraídos por sus amigas y pensaban que las mujeres experimentaban los mismos sentimientos por ellos.

"Por debajo siempre habrá una atracción. Pero mayormente, según mi experiencia, son los varones los que no creen que pueda existir una amistad entre hombre y mujer a causa de este mismo deseo", dice Sanhueza.

Por su parte, las mujeres dijeron no sentirse atraídas por sus amigos, suponiendo que la falta de deseo era mutua y calificaban su amistad como platónica.

Mientras ellos sobreestiman el nivel de atracción que sienten sus amigas por ellos, ellas son consistentes en subestimar el nivel de atracción de sus amigos varones por ellas. No hay acuerdos.

"Las mujeres son capaces de sentir un cariño fraterno hacia sus amigos porque hay un tema cultural de por medio", explica Sanhueza, agregando que históricamente, ellas han bloqueado sus impulsos, aunque eso se ha ido perdiendo de a poco . "Hoy vemos que el sexo femenino es más audaz para pedir pololeo o tomar la iniciativa, sin embargo lo natural es que ellos tomen el control en estos casos", opina.

Pero como muchos pueden haber experimentado, es común es que una de las partes confunda los sentimientos, mientras la otra sólo espera amistad.

"No hay que exponerse. Si yo deseo mantener este vínculo no debo provocar un momento que incomode al otro o que le entregue una señal equivocada", señala Perla Sanhueza. Cancha rayada.

¿Y si el amig@ se encuentra enamorado de otro?

Los psicólogos de la U. de Wisconsin explicaron que los resultados revelaron que los hombres mantienen su deseo de vivir un amorío con una amiga aunque ésta se encuentre comprometida, mientras que las mujeres estaban desinteresadas en cultivar su amistad con aquellos que tenían pareja.

Fin de la discusión. La amistad entre un hombre y una mujer siempre ha existido, hay de esos entrañables, fieles, confundidos, medios platónicos, con ventajas y bueno, los que terminan siendo perfectos el uno para el otro :)

Fuente: El Mercurio

powered byDisqus