Huellas en tu piel (parte II)

Lee la segunda parte de esta historia que habla sobre el despertar lésbico y el amor.

Huellas en tu piel... (Primera parte)

Luego de un largo momento donde ella se enfrentó a él, decidí tomarla de la mano y salir corriendo sin rumbo y probablemente, sin sentido alguno. Me detuve luego de unos minutos a pensar qué haríamos ahora y por qué estaba haciendo esto.

No es lo que yo quería; Me iba a casar con un hombre maravilloso y formar una familia, pero no, ahora estaba junto a una mujer que aún ni siquiera sabía cuál era su apellido.

Pero bueno, así fue y a pesar de no saber nada de ella sus ojos me mostraban el mundo entero, me daban paz y los besos que reiteradas veces me robó, estremecían mi cuerpo. Vamos, no importa lo que pase después, me voy contigo.

Nos quedamos por un tiempo en la playa, donde conocí otras formas de tocar y sentir, muchas risas y abrazos con una profunda entrega de calor. Sólo éramos nosotras dentro de una burbuja que posiblemente nada ni nadie podría romper. Pero la realidad es otra, y hay que volver.

Soy alguien de ciudad, trabajo con público y la imagen es algo importante: ¿Te imaginas volver a tu trabajo sin un anillo de compromiso en la mano, pero sí con una luna artesanal en el cuello?, lo cual refleja una típica unión entre dos mujeres.

Ella me dice que todo estará bien, que seguiremos tan felices como en la playa, pero dime algo... ¿y mi familia? Estoy complicada, no sé cómo podría seguir. Esto se pone difícil y fríamente hablando, no soy una lesbiana asumida, tan sólo me gusta una mujer.

Esta noche dormiré nuevamente a su lado, pero de verdad no sé que pasará mañana. Luego les cuento.

Macarena.

powered byDisqus