Las mujeres y la Pizza

La historia de este manjar es una de amor, y si no es por una mujer clave, puede que no llegara a nuestros días.

La historia de la pizza es una muy larga. Tan larga, que en realidad no estoy muy segura si en realidad la podríamos llamar un invento italiano, ya que sus orígenes se remontan hasta el antiguo Egipto. Aunque claro, ellos sólo hacían el pan con forma redonda, que es la base de todo.

Pero, bueno, saltémonos un poco de la historia de la Pizza, y lleguemos a Nápoles en el siglo XIX. Italia apenas se acababa de unificar y la región experimentaba una seria crisis económica. El platillo que surgió en la región por la crisis fue la Pizza.

En la ciudad de Nápoles, la pizzería Port'Alba (puerta blanca), aún se considera como la primera pizzería del mundo.
En 1738 empezaron a producir pizzas para los viandantes y en 1830 se expandieron a una especie de pizzería-restaurante con mesas y camareros. Hoy en día sirven pizza bajo las mismas premisas.

Hacia 1830, el escritor francés Alexandre Dumas (padre) describe la pizza en la corte de Nápoles en su novela Le corrícolo. Describe cómo la gente humilde consume en todos sus alimentos un pan plano al que le añaden diversos ingredientes como aceite de oliva, tocino, queso, tomate y anchoas.

Pero en realidad, aunque aparezca en una novela de Dumas, la popularidad de la Pizza tardaría otros cincuenta años en llegar y fue gracias a una mujer y un pizzero. Poco después de la unificación italiana, los reyes de Italia, Margarita de Saboya y Humberto I visitaron todo el reino en busca de un sentido de unidad y para conocer.

En este viaje, cuando llegaron a Nápoles, preguntaron qué manjares tendría este lugar. Uno de los pizzeros más famosos de la región, Raffaele Esposito de la pizzería Brandi le ofreció un platillo que además de delicioso, tenía los colores de la bandera Italiana y que, además tomaría el nombre de la reina: la pizza Margarita. Una exquisita combinación de pan, salsa de tomate, queso mozarella y albahaca.

A la reina Margarita le gustó tanto que se convirtió en el platillo nacional Italiano y de ahí se fue expandiendo. En menos de 30 años ya había llegado a Estados Unidos. Pero es probable que debido a la popularidad y unificación que tuvo gracias a la reina, un platillo que podía comer la realeza y que también consumían los más humildes, es probable que la pizza no hubiera llegado a nuestros días. O al menos no como la conocemos.

Igual, les recomiendo que vayan por una tradicional pizza Margherita, no se van a arrepentir.

powered byDisqus