'Mujeres del Muro', orar por la igualdad

Hace una semana diez mujeres fueron detenidas en el Muro de los Lamentos, ubicado en la ciudad vieja de Jerusalén por ir vestidas como hombres.

Hace una semana diez mujeres fueron detenidas en el Muro de los Lamentos, ubicado en la ciudad vieja de Jerusalén por ir vestidas como hombres.

Usaban el Tallit, un atuendo que la ultra ortodoxia judía destina sólo a los hombres

Se trata de integrantes del grupo 'Mujeres del Muro' un movimiento que defiende la igualdad de las mujeres mediante la oración a viva voz y ocasionando el rechazo de los ultraortodoxos judíos, quienes les gritan sus rezos para no tener que oír la voz, de quienes consideran un pecado.

Una vez al mes y hace 25 años cerca de 200 mujeres judías asiste al Muro de los Lamentos para rezar en voz alta y en grupo, como los hacen los hombres y así desafiar una tradición que les impone orar separadas por persianas, en silencio e individualmente y por ende, alcanzar la igualdad de género en el ámbito de su religión.

“Nos reunimos en el Kotel (nombre judío del Muro de las Lamentaciones) en Rosh Jodesh (primer día del mes hebreo) y rezamos la oraciones matutinas juntas. Luego, caminamos hacia el Arco de Robinson (en el extremo sur del Muro) para leer la Torá, ya que está prohibido hacerlo en el propio Kotel. En ese lugar también tenemos prohibido usar el tallit (manto de oración). Sólo podemos usarlo en el Arco”, explica una de las integrantes al sitioEntremujeres.com.

En los noventa estas mujeres solicitaron permiso al Tribunal Supremo de Israel para rezar en el Muro como lo hacen los hombres, la que no fue aceptada y en 2001, el Knesset (parlamento de Israel) aprobó el proyecto de ley 1924, el que indica que “ninguna ceremonia se lleve a cabo en la sección de mujeres del Muro. Lo que incluye la lectura de la Torá, el soplo del cuerno de carnero, el uso de mantos de oración. En caso de infreacción, los responsables deberán ser encarcelados por siete años.

Pese a estas prohibiciones, ellas luchan por un ideal de igualdad al que consideran justo, arriesgando desde los insultos en plena oración, hasta la detención como recientemente lo vivieron 10 mujeres entre las que se encuentran Anat Hofman, presidenta del grupo "Mujeres del Muro", dos mujeres rabinas y una embarazada de ocho meses, informa el diario Haaretz.

“Quiero lograr la separación de poderes. El Estado, el Parlamento y la policía se han puesto al servicio del rabino del Muro, y han permitido que convierta el lugar en una sinagoga ultraortodoxa, cuando el judaísmo es una religión pluralista”, explicó Hofman a El Periódico.com durante una entrevista realizada en 2011.

Fuente: Cooperativa

powered byDisqus