MX: ¡Se buscan nuevos públicos!

La ópera busca atraer a los niños hacia este bello arte.

En general, la ópera dedicada al público infantil es un universo inexplorado. Muchas de los obras creadas por grandes compositores en la historia de la música universal como Richard Wagner y Benjamin Britten son poco conocidas y rara vez presentadas en escenarios mexicanos.

Mañana, 17 de febrero se presentará en Bellas Artes Hänsel y Grettel, con música de Engelbert Humperdinck y libreto de Adelheid Wette, tras 24 años de no llevarse a escena en ese recinto. El título es conocido y se ha montado en espacios que se están abriendo al género como el Lunario, en donde fue representado el año pasado por Arpegio Producciones, dirigido por Sylvia Rittner.

¿Por qué un título tan atractivo se ha presentado pocas veces en el máximo recinto del país? La respuesta, coinciden expertos en el tema, es compleja. El fenómeno obedece a que pocos son quienes se han dedicado a la ópera infantil.

“Hay muchísimos títulos que podrían llevarse a escena, pero no se hace porque muchas de ellas no se conocen, falta mucho por hacer en este sentido. Con frecuencia ocurre que las compañías prefieren adaptar títulos conocidos como Aída, Turandot, que me parece muy bien para que los niños los conozcan, pero sería ideal apostar por muchas otras”, dice el director de escena César Piña.

Como parte de esta apuesta, Piña, quien se ha especializado en crear montajes dedicados a niños y jóvenes, presentará con la Orquesta Filarmónica de la UNAM, dentro del proyecto El niño y la música, el programa “El carnaval de los animales y otras historias”, que incluirá selecciones de El diluvio de Noé, de Benjamim Britten. “Es una obra bellísima de Britten poco conocida, será muy interesante ver la recepción del público, sobre todo porque la haremos con niños y muchos artistas”, dice.

Para Rittner, la ópera es un género creado para adultos, por eso, asegura, lo que se debe hacer es apostar por la inteligencia de los niños y ofrecer títulos con referencias que ellos conocen. “El uso de la escenografía virtual narrativa, ese es nuestro sello y nos ha funcionado muy bien”, dice.

Hasta ahora, Arpegio Producciones se ha presentado en varios espacios, entre ellos el Lunario, donde está por presentar su quinta temporada conformada por Turandot, de Puccini (24 de febrero y 3 de marzo) y Las Hadas, de Wagner (10, 17 y 24 de marzo), un estreno en México.

“Wagner es uno de los compositores más importantes, fue un innovador en la musicalidad y en la puesta en escena de las óperas, así que queremos hacer que el público del futuro se acerque de él y lo haremos con uno de sus primeros trabajos. Será interesante ofrecer una ópera del Wagner joven que además nunca estrenó y casi nunca se monta en Europa. Estoy convencida de que hay proyectos que sí valen mucho la pena aunque no sea para niños específicamente, porque en este caso queremos que haya un público que se engolosine con un maestro como Wagner”, adelanta.

Es vital para la supervivencia de la ópera tomarse el tiempo de acercar a nuevos públicos. En la actualidad necesita una inyección de vitalidad. De cualquier modo, lo que yo les recomiendo es no irse con la finta, en realidad muchas óperas son bastante divertidas y uno puede ir para reírse un buen rato.

FUENTE: El universal

powered byDisqus