¿Segura que no vas a dejar el refresco?

No era tan malo cuando era una golosina ocasional

Desde que dejé el refresco he recibido muchas muestras de incredulidad de las personas, incluso de alarma. ¿Cómo es posible que no me guste y no tome refresco y otras bebidas azucaradas? ¿Cómo es que puedo mantenerme básicamente a base de agua y no tomar una bebida azucarada diario?

Les admito que en México, el mayor consumidor de Coca-cola en el mundo, y hogar de las famosísimas aguas frescas y del jugo mañanero, es un poco complicado decirle que no a las bebidas azucaradas, más no imposible. Cuando es una golosina ocasional, o acompaña a esa comida que simplemente es muy pesada para comerse acompañada de agua simple, está bien. El problema es cuando se consumen diario y temo decirles señoras y señores, que es el caso de este país.

A veces le digo a las personas que me rodean que no consuman tanto refresco, ni tés, ni agua de horchata. Pero no me creen, a veces me dicen cosas como "que aburrida eres", creo que me han llegado a llamar "hippie", pero las estadísticas no mienten. Las bebidas azucaradas son nuestra mayor fuente de calorías y no nos aporta ni un solo nutriente.

De cualquier modo, aquí les dejo un video con estadísticas alarmantes, sobre todo relativas a México:

Ya sólo me falta alejarme un poco del café....

powered byDisqus