Lee la nueva columna de Rodrigo Jarpa y la necesidad de explorar más nuestro cuerpo, derribando barreras ancestrales, machistas o ilógicas.


Me llama la atención (ya cada vez menos) algo que no es poco frecuente en la clínica y es la consulta de mujeres adultas, de distintos niveles socio económicos y culturales, que nunca han observado sus genitales. Nunca han mirado por medio de un espejo sus propios genitales y menos se han masturbado.

Muchas veces el motivo de consulta de estas pacientes es una anorgasmia primaria generalizada: es decir que nunca han tenido un orgasmo, ya sea con parejas u otra forma de estimulación.

Si existe tal distanciamiento, rechazo y ansiedad con el propio cuerpo y los genitales, que puede tener su origen en pautas de educación, culpa, falta de información, etc… es muy entendible que no tengan una buena vida sexual y que tampoco tengan orgasmos.

Mientras las mujeres crecen, muchas reciben mensajes que les hacen ir desarrollando actitudes negativas acerca de sus propios genitales. Muchas han escuchado por parte de sus padres u otras personas adultas frases como: “no te mires allá abajo” “no te andes tocando ahí, no seas cochina” “si te tocas te van a salir granos” etc.

Una vez una paciente me contaba que cuando ella tenía casi 10 años, su madre la vio tocándose por debajo de la ropa, después de esto la castigó y por mucho tiempo le olía los dedos para ver si es que había estado o no haciendo esas “cochinadas”.

Como la sexualidad se aprende, ya que nadie nace sabiendo, dejar fuera a la masturbación interfiere con una de las formas mas usadas y seguras de los adolescentes y jóvenes para aprender bastante acerca del sexo.

La masturbación no implica lidiar con relaciones emocionales complejas, como si puede pasar con una pareja. No hay riesgo de embarazo ni de infecciones de transmisión sexual. Incluso hay investigaciones que señalan que el aprender a tener orgasmos a través de la masturbación, facilita el aprender a tener orgasmos con una pareja.

Kinsey encontró una correlación significativa entre experiencias de orgasmo premaritales en la masturbación y la habilidad de experimentar orgasmos en el sexo marital.

La investigación en grupos pre orgásmicos muestra que un 87% de las mujeres que participaron en el tratamiento grupal, aprendió a tener orgasmos con su pareja, después de haber aprendido a tenerlos mediante la masturbación.

Muchas mujeres que han podido superar las emociones y pensamientos negativos que se relacionan directamente con tocarse y masturbarse, se topan en el paso siguiente con otra barrera culpogena: esto es producto de que durante la masturbación muchas recurren a la fantasía y no pueden concebir el llegar a tener fantasías con otro hombre que no sea su pareja, por que lo viven como una infidelidad real, aunque solo quede en el mundo interno como lo que es: una fantasia.

Por otro lado hay hombres incluso que manifiestan desagrado en que su pareja se masturbe y recurren a frases como: “para que necesita masturbarse si me tiene a mí…?” y después explorando un poco más, manifiestan evidentes inseguridades, ya que saben que cuando su mujer se masturba puede estar pensando en otro hombre, como ellos mismos lo han hecho miles de veces.

Keeping sharing simple...
117
Keeping sharing simple...
117

Sobre el autor

Rodrigo Jarpa, psicólogo especialista en terapia sexual y de pareja, magister en psicología clínica. profundo amante de su carrera, de su familia y amigos, de la música, del humor y de algunos perros sin ser zoofílico. Twitter: @rodrigojarpa

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.