Estudio: Mientras más te prohibes algo más lo quieres

Esto nos revela por qué es tan difícil seguir una dieta y prohibirse los placeres de la vida. Pero los mismos científicos descubrieron un detalle que podría cambiar esta situación.

No sé ustedes pero yo cada vez que me prohibo cosas siempre pareciera que la cabeza me juega una mala pasada... es como si me obsesionara con lo que no debo hacer, comer o querer. Y bueno, en algún momento me cuestioné si acaso soy una rebelde sin causa, pero ahora apareció un nuevo estudio que explica el por qué de esta reacción. Quizás a ustedes también les sirva.

Grace Truong es una sicóloga de la Universidad de Columbia Británica y autor del estudio "El fruto prohibido" del que les hablo. La experta comentó que los resultados "muestran que cuando a los individuos se les prohiben objetos cotidianos, la mente y el cerebro prestan más atención a ellos".

Esto nos revela por qué es tan difícil seguir una dieta y prohibirse los placeres de la vida. Pero los mismos científicos descubrieron un detalle que podría cambiar esta situación. Cuando es un grupo de personas a las que se les niegan los mismos artículos, los encantos de estos se reducen drásticamente. Lo podría explicar el éxito de la dieta grupal 'Weight Watchers' por ejemplo.

La investigación además puede entregar detalles importantes sobre la acumulación compulsiva (otro de mis problemas) y sobre los padres que buscan acercarse a sus hijos entregándoles juguetes y otras posesiones en vez de hacerlo mediante la preocupación, tiempo y/o amor.

El profesor de psicología y coautor del estudio, Todd Handy, afirmó que este nuevo descubrimiento ayuda a explicar cómo nuestros cerebros procesan objetos prohibidos, y sugieren que para resistir la tentación hay que recurrir a la masa, "es difícil andar solo".

Fuente: www.theprovince.com

powered byDisqus