Gina Rinehart la mujer más rica del mundo en tela de juicio

La fortuna de la australiana es de 28.400 millones de dólares y no le ha servido para comprar el amor de sus hijos. Tres de ellos la tienen demandada.

Gina Rinehart tiene 58 años, es australiana y la mujer más rica del mundo. La herencia se la dejó su padre Lang Hancock un magnate minero.

La fortuna de la australiana es de 28.400 millones de dólares y no le ha servido para comprar el amor de sus hijos. Tres de ellos la tienen demandada y alegan que al morir Lang Hancock ellos también eran herederos. Sin embargo,  su madre les prohibió tocar el dinero de las empresas por considerar que no tienen "capacidad o habilidad requerida, o el conocimiento, la experiencia, juicio o una responsable ética de trabajo para administrar el fideicomiso como parte del crecimiento del grupo HPPL", publicó Infobae.com.

Y esta no es la única actitud inquietante de la millonaria ya que en varias oportunidades ha negado la existencia del cambio climático y es conocida por los malos tratos a inmigrantes chinos quienes conforman la mano de obra de sus empresas.

Pero además Gina no tiene pelos en la lengua para decir a los más pobres que "si tienen envidia de aquellos que tienen más dinero, no se sienten a lamentarse, hagan algo para ganar más dinero por sí mismos, pasen menos tiempo bebiendo, fumando y pasándolo bien, y más trabajando duro". Interesante mirada de la vida que viene de alguien que heredó todo lo que tiene.

Según Infobae.com  uno de sus hijos habría enviado un comunicado a la prensa declarando que "cuando mi madre invierte unos cuantos millones de dólares para comprar Fairfax -uno de los conglomerados mediáticos más grandes del país-, sabe que va a captar atención. Pero no se va a gastar ni un penique en proteger a sus nietos de los riesgos que genera. Lo único que puedo hacer es decir a los secuestradores que ahí fuera están perdiendo su tiempo si creen que van a sacar algo de mi madre".

powered byDisqus