Las fotografías de prostitutas retiradas en “Las mujeres de la Casa X”

© Malcolm Venville

El proyecto de Malcolm Venville retrata a las mujeres del refugio Casa Xochiquetzal.

El fascinante tema de la prostitución tiene matices que van desde lo oscuro hasta lo romántico. Vender y comprar sexo ha sido una de las transacciones más antiguas en la historia, sin embargo nos gustaría decir que en la mayoría se trata de un oficio de convicciones y no de un mundo turbio donde para muchas, prostituirse es una obligación y no una elección.

Damos por hecho que para una prostituta las emociones son más intensas, el dolor,  la tristeza, los bajos instintos, la violencia, el hambre, el amor, la familia y los prejuicios a la orden del día. Ahora, pensemos en esas mujeres cuando se aproximan a la vejez ¿cómo serían y qué calidad de vida tendrían?

Malcolm Venville nos expone esta realidad a través de su último proyecto fotográfico “Las mujeres de la Casa X” en donde retrata a las prostitutas retiradas que viven en Casa Xochiquetzal, un refugio en donde pueden dormir y comer, pues la mayoría han sido excluidas socialmente y por sus familias también.

A través de los retratos y de los testimonios (redactados por Amanda de la Rosa) conocemos historias que parecen relatos de realismo mágico, que resumen todas las virtudes y los defectos de la humanidad en unas vidas que han experimentado desde violaciones, embarazos, desprecio y linchamiento social en una de las zonas más escabrosas de la ciudad de México.

En las fotos se advierten los cuerpos que cargan todo el peso de una vida desgastante noche tras noche, el paso de los años ha transformado lo que en principio ha consistido su herramienta de trabajo y el deterioro es evidente, que por supuesto no perdona y nada es en balde.

Podemos ejercer los juicios que se nos antoje, decir que sí nos parece y que no. Indudablemente estas fotos reflejan la belleza y la vida en la piel de mujeres prostitutas y mexicanas, porque en este país a pesar de la vida dura y la tragedia, aún se pueden desnudar, reír y celebrar la vida. Vean estas hermosas mujeres, y como plus sobre el tema les recomiendo un día acercarse a una prostituta madura y conocer sus historias, que son unos auténticos dramas de lágrimas y risas.

© Malcolm Venville © Malcolm Venville

© Malcolm Venville © Malcolm Venville

© Malcolm Venville © Malcolm Venville

© Malcolm Venville © Malcolm Venville

© Malcolm Venville © Malcolm Venville

© Malcolm Venville © Malcolm Venville

Fuente: Sin embargo

powered byDisqus