(CC) BEYOURPET / Flickr

Dejar ir

No lo puedo evitar, pero lo intento: tomo aire, cierro los ojos y me dispongo a dejar ir. Quizá, sólo quizá lo logre esta vez.