¿Por qué tenemos sueños eróticos?

por

1169 posts

El significado de nuestros deseos nocturnos. (cc) González-Alba

(cc) Flickr.com/Shivenis

-¿Te has preguntado alguna vez por qué tienen fantasías nocturnas? La verdad que tan “buenas” no son porque significan que tienes una vida sexual insatisfecha. Muchas veces no se manifiestan como sexo literal, sino a través de objetos (un abrigo, por ejemplo) que deseas profundamente mientras duermes, los especialistas dicen que ese “abrigo” es en realidad el aparato sexual masculino.

Los sueños eróticos tienen la misma composición que uno “normal” (un contenido manifiesto, que vemos y el significado inconsciente de eso). Los especialistas dicen que lo interesante está en descifrar por qué estás soñando esas cosas, cuál es tu problema, para hacer eso hay que conectar los pedazos que alcanzas a recordar para convertirlo en un relato más o menos comprensible.

Los sueños (estos y todos) son básicamente la recopilación de acontecimientos que vivimos durante el día y que re-vivimos en la noche, cuando no alcanzamos a procesarlos bien o cuando deseamos mucho algo y luego soñamos con ese objeto. O sea que en todos los sueños lo principal es el deseo (inconsciente).

Cuando amas a alguien y esa persona no te corresponde, tus sueños eróticos son literales y sin censura, no tienen nada oculto. Generalmente, se manifiestan con alguien famoso o con la persona que no te toma en cuenta, porque son inalcanzables y significa entonces que tienes una vida sexual nula.

Mientras duermes palias esa sensación de vacío íntimo y la represión sexual que impone la sociedad (cada día menos, en todo caso), el problema es que no siempre despiertas aliviado.

Hay personas que, al sentirse solos emocionalmente, intentan revertir su situación de vida a través de fantasías y se refugian en el sueño porque así liberan sus miedos y complacen los deseos, aunque no los resuelven. La gracia de este tipo de sueños es que nos hacen tener otra vida, una donde puedes estar con quien quieras, donde no pagas las cuentas, puedes viajar, tener al amor de tu vida, etc.

Las visiones eróticas siempre las recordamos, porque mientras las estamos teniendo liberamos toda la tensión (del cuello o pélvica, si es que no tienes relaciones sexuales en forma frecuente) acumulada por la dualidad del día a día: deseos y obligaciones. Al relajarnos nos despertamos y entonces pensamos en lo que estábamos soñando.

Hombres y mujeres tienen visiones oníricas eróticas similares, pero nosotras preferimos amantes conocidos o por lo menos alguien “alcanzable”, en cambio los hombres buscan a mujeres desconocidas y deseables.