Silvia Selowsky nos da las claves para vivir un buen 2011

por

5212 posts

La tarotista y periodista nos da varias guías para vivir en armonía este 2011.

Conversamos con la tarotista y periodista  Silvia Selowsky quien se especializa en diversas áreas del esoterismo, es la autora de “El oráculo de las diosas” y “Símbolos y oráculos”.

Hablamos sobre temas femeninos como las inseguridades propias del género, cómo lograr la armonía entre la familia y el trabajo, predicciones de los que vienen, profecías y en general un popurrí de temas que nos interesan a las más esotéricas.

¿Existen errores típicos que cometamos las mujeres respecto de cómo nos vemos y nos enfrentamos a la vida que nos hagan ser infelices?

Claro, cuando ponemos todo el interés en las formas externas o cuando dependemos absolutamente de lo que opinan nuestra familia, amigos, amores, hijos, sobre nosotras y nuestro quehacer, tanto en lo personal como profesional. La apariencia armónica, por supuesto que es un tema muy importante, mas el alma se traduce a través de nuestros ojos, de los rictus del rostro, de la apariencia corporal, de la postura que asumimos, entonces, la alegría interior, la paz de adentro es algo muy esencial. Por ello, el cuidado del ser emocional, sutil, interno, que vive dentro de nosotros es muy importante. Reconocerlo y ver cómo expresamos lo más profundo de nosotros en nuestras actividades resulta fundamental.

Puede ser útil seguir los signos que nos aspectan, cada uno con su energía diferente, al igual que celebrar solsticios, equinoccios, lunas llenas, años nuevos de las diferentes culturas. Todo ello nos apoya a abrirnos a espacios diferentes y menos cotidianos, pero que son inherentes a todos los seres humanos en las diferentes cosmovisiones. Por supuesto que los grupos de reflexión, de crecimiento personal, de terapia psicológica, además del trabajo corporal puede ser muy útil para el darse cuenta.

Danos algunas claves para comenzar el proceso de autodescubrimiento.

Cada persona se conecta con los elementos: fuego, aire, agua, tierra, éter o aura, cada uno de los cuales representa un determinado camino de vida y de evolución. Cada uno significa tendencias que marcan el desarrollo que elegimos. Cuando estamos en evolución nos encontramos siempre abiertos a las transformaciones. El fuego, el aire, el agua, la tierra y el éter señalan determinadas sendas de evolución. Es conveniente visualizar cómo ellos rigen nuestras aspiraciones, nuestras elecciones; entender la importancia de los símbolos en el cotidiano y cómo afectan nuestras vidas.

Los signos nos permiten reconocernos y también conocer nuestros signos opuestos y complementarios, para comprender qué necesitamos desarrollar para sentirnos seres más completos. Por ejemplo, si eres Aries, tu opuesto es Libra, si eres Tauro, es Escorpión y dentro de los 12 signos hay seis de nuestro cumpleaños y los otros seis que son nuestros complementarios. Es decir, también necesitamos conocer sus características para comprendernos mejor.

También los colores nos permiten llenarnos de energía y apoyarnos en momentos específicos: el Rojo llama a la fuerza y vitalidad, la sexualidad, creatividad, los cambios. Para el Feng Shui atrae los negocios y buena fortuna. El Azul es el color del pensamiento, la razón, la estabilidad, la comprensión, ayuda a trabajar los altos ideales del alma, el incremento de la conciencia y las aspiraciones celestiales; ayuda a planificar y organizar. Amarillo es el color de la abundancia, dinero, generosidad, felicidad, bienestar. El Verde tiene el poder curador de plantas y árboles, es la esperanza, la fe, confianza, relajación. El Rosa evoca el amor, romanticismo, amor incondicional, lo protector. El naranja llama a la energía vital, estimula la creatividad, entusiasmo, audacia, sentido del humor, entre otros.

En qué debemos enfocarnos para lograr una vida plena y feliz.

En descubrir cuáles son nuestras zonas más fundamentales y trabajarlas. En especial en las áreas del amor, la familia, el trabajo, los dineros, la claridad e inteligencia, el entusiasmo vital y la energía. Esto en las diversas etapas de la vida, ya que va cambiando mucho.

¿Cómo es posible compatibilizar la vida profesional -tan estresante- con la de la familia que muchas veces se ve perjudicada por nuestras responsabilidades? ¿Existen algunas técnicas de introspección para esto?

Más que solamente sistemas de introspección psicológicos, es fundamental cultivar algún sistema de meditación, ojalá en forma disciplinada y permanente. El desafío es encontrar algo que nos guste mucho y practicar al menos 21 días seguidos, un ratito, para poder determinar un antes y después, es decir darnos cuenta de cómo estamos, luego de unos 21 días de práctica.

A estas alturas y con la falta de tiempo que caracteriza nuestra vida moderna, recomiendo, algún sistema de meditación de movimiento con atención en la respiración; esto nos produce dinamismo y además, nos ayuda a mantener nuestro cuerpo y psiquis en salud, armonía y paz. Ojalá participar en una escuela de linaje reconocido y que tenga raíces en Chile y en el mundo.

Por ejemplo, existen diversos tipos de yoga, Taichi, Chi Kung, Kung Fu, la danza árabe, talleres de expresión corporal, biodanza, de psicocalistenia. Cultivar la danza, la salsa, la capoeira, el tango, el baile, los tambores, produce alegría, armonía, bienestar.

Una pregunta que no puedo evitar hacerte es cómo se ve el próximo año para Chile y el mundo, respecto de los comentarios que el 2012 las cosas se pondrían medias complicadas para la raza humana.

Las profecías de los mayas, de los indios hopis, de Nostradamus, entre otros, señalan a esta fase de la humanidad que estamos iniciando como de enormes cambios con el advenimiento de diversos modos de convivencia, desarrollo de la nutrición, de la salud y, especialmente, de incorporar facetas de lo “invisible”. Los e-mails que circulan por Internet muestran y explican estas nuevas realidades que nos hablan de una visión del ser como parte de las galaxias, parte de la luz de la humanidad, pero se equivocan completamente las versiones más catastróficas.

Se dice que hay un nuevo escalón que nos espera en la Ascensión hacia Dios, a partir del 22 de diciembre del 2012, según afirman las profecías. Por supuesto que nunca estas fechas son tan exactas, sino que hay un pasaje por el cual se va trasladando el nivel de la conciencia. El mundo no se terminará en ese año, pues le quedan, nada más y nada menos que 4.500 millones de años de vida aún, según coinciden los estudiosos. Por esto, es conveniente terminar con la energía discordante de los miedos apocalípticos, religiosos y sociales. Las mutaciones que trae la Nueva Era, la de Acuario, alteran la genética de cada ser humano para conseguir un cambio universal que se gesta dentro de cada uno.

Lo que sí ocurre es que estamos ante un ciclo cósmico, la Ascensión, que se sucede y se representa siempre, en un movimiento en espiral ascendente basado en octavas armónicas y en secuencias lumínicas de luz y amor. La Ascensión no se inicia en diciembre de 2012, pues comenzó con la gestación de la vida aquí en la Tierra.

Es un salto cuántico que implicará cambios en el ADN, un salto a otra dimensión y no solamente a otro estadio evolutivo. En los cambios anteriores, el ser humano siempre permaneció con su ADN en base al elemento químico carbono y en una tercera dimensión. Ahora su conformación genética pasa al silicio, que es la base del cristal de cuarzo, el ADN Cristal. Al ver la tabla periódica de los elementos vemos que hay ocho pasos entre ellos, una octava más alta.

El advenimiento de estos tiempos, con la enorme confluencia de ideas y la promesa de las transformaciones de todo tipo, asegura una proyección infinita de posibilidades. Sin embargo estos cambios no siempre son fáciles ni suaves, y por esto vemos tiempos tan acontecidos, pero lo que llega es la era de Acuario más móvil y flexible, por esto conviene ir adaptándose y desarrollando una mayor apertura y sensibilidad a lo nuevo.

Para ver los lineamientos que vienen para el 2011 junto a cuarto alumnas del segundo Nivel del Curso de Formación de Tarotistas, de la Escuela Símbolos del ser interior, que dirijo, hicimos las preguntas al mazo:

¿Cuál va a ser el rol de la mujer en el plano general durante el año 2011?

Se está avanzando en el plano de la conciencia, pero las exigencias del patriarcado, la falta de justicia y de sabiduría hacia las mujeres aún funcionan. En especial frente a los problemas de contaminación, cambio climático y en el sistema de la economía. El Tarot recomienda activar la abundancia y la plenitud. Se necesita un cambio profundo en la forma de hacer las cosas… por ejemplo, en la elección de los productos y de tecnologías sustentables, más adecuados para el planeta. En esto las mujeres juegan un rol importante aportando su liderazgo femenino activamente. Existe una necesidad de asumir acciones positivas, llenas de inteligencia, contención, protección a la tierra y discernimiento global. El cambio lo tienen que generar las propias mujeres y aprender a manejar bien una nueva manera del poder.

¿Qué herramientas tenemos que potenciar?
Activar las nuevas generaciones, la mujer tiene que irradiar la sanación y abrirse a las energías del amor, reconocer el “clan” de las mujeres en cuanto a su visión sobre el amor, la inteligencia emocional de las mujeres, la necesidad de completarse con el opuesto y, a la vez, desarrollar lo propio.

Cuéntame respecto de las diosas y cómo estas influyen en nuestra realidad.

Las diosas que han existido desde la Antigüedad a nuestros días, nos ayudan a conectar con nuestras diferentes facetas que obedecen a distintas etapas a lo largo de nuestras vidas.

Los diversos arquetipos femeninos conviven en nuestro ser en diferentes momentos y etapas y se expresan a lo largo de la vida. Las deidades reflejan símbolos y atributos que aparecen con varias formas y categorías: diosas vírgenes, incorruptas, alquímicas, de la compasión, de las sombras, de gran fortaleza personal, sanadoras, vulnerables y de la buena suerte. Toda esta información aparece en el libro “El oráculo de las diosas. El despertar de lo femenino. Guía de autoconocimiento.” Son 350 páginas y viene acompañado de las 28 imágenes y una bolsa ecológica que contiene el texto junto a las cartas. Las divinidades reseñadas en él representan una síntesis de los arquetipos más importantes de la historia de la humanidad. Es la religión de la Gran Diosa que los reúne a todos en un solo tronco. L@s lector@s resuenan con estas ilustraciones y espejos de su ser experimentando y reconociendo el profundo significado de estas imágenes simbólicas y su expresión y desarrollo escritos.

El Oráculo de las Diosas funciona como una especie de tarot femenino que tiene agrupadas a las diosas de las culturas pre patriarcales, cristianas, paganas, orientales y occidentales. Cada una tiene algo que entregarnos, una luz que nos guiará al camino del autodescubrimiento.

Nos sugieren interactuar con ellas, invocarlas e incorporarlas como presencias reales, sagradas y poderosas en nuestras vidas. El libro posee información detallada sobre las leyendas y mitología de cada diosa, su historia y cultura, las tendencias de cada arquetipo, características psicológicas, preguntas de autoconocimiento biográfico y sugerencias de rituales e invocaciones para cada una. Además, se destaca la importancia de la cultura matrística, sugiriendo y enseñando al lector una meditación guiada y los chacras, la formación de un altar y la creación de un santuario personal.