Baños de sol reducirían el riesgo de artritis en mujeres

por

925 posts

Se trataría de un efecto asociado a una mayor producción de vitamina D.

Como si se tratara de un beneficioso efecto de fotosíntesis, una investigación realizada en más de 200 mil religiosas demostró que las mujeres más expuestas a la radiación UV tenían 21% menos riesgo de desarrollar artritis, siendo la excesiva protección solar perjudicial para este caso.

Si bien, sabemos que la excesiva exposición al sol puede producir cáncer a la piel, se ha demostrado que un baño equilibrado de radiación UV puede ayudar a combatir y prevenir otras enfermedades enfermedades como artritis reumatoidea (AR),.

Al menos. así lo garantiza un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Harvard y publicado por la revista Annals of Rheumatic Diseases , donde explica que una exposición regular al sol -especialmente radiación UVB- reduciría el riesgo en las mujeres de desarrollar artritis reumatoidea .

Para llegar a esta conclusión, durante un largo periodo analizaron a dos grandes grupos de monjas estadounidenses; el primero estaba compuesto por 120 mil mujeres, de las que se tiene registros de salud y estilo de vida entre 1976 y 2008. El segundo, correspondía a un grupo de 115.500 religiosas registradas entre 1989 y 2009.

Luego de la investigación se diagnosticó AR a 1.314 participantes.

Los expertos consideraron que la afección estaría relacionada en función de la radiación recibida en el lugar donde residieron desde su nacimiento, determinando que el grupo con mayor exposición solar tuvo 21% menos probabilidad de desarrollar artritis, comparado con el grupo menos expuesto.

Según los autores del estudio, estos resultados coincide con  otras investigaciones que evidencian que las mujeres que habitan en el noreste de Estados Unidos tienen 45% más riesgo de AR que las que habitan en la soleada costa oeste del país. A esto se suman otros estudios que demuestran que en latitudes donde hay una menor radiación solar, hay una mayor presencia de enfermedades autoinmunes como diabetes 1, enfermedad inflamatoria intestinal y esclerosis múltiple.

Julio Hernández, reumatólogo de Integramédica, mantiene algunas dudas con respecto a la generalidad de enfermedades, pero en el caso de la AR, considera razonable pensar que exista una protección asociada a la producción de vitamina D, debido a que esta ejerce una acción reguladora sobre el sistema inmune, que en las enfermedades autoinmunes está hiperactivado.

Un aspecto llamativo para los realizadores del estuidop fue que el efecto protector del sol no se apreció en el segundo grupo de monjas, explicado en que al ser una generación más joven hay mayor conciencia sobre el uso de protección solar, lo que atenúa la producción de vitamina D.

Por lo que al parecer, darse un bañito de sol de vez en cuando, ya no sería tan malo. Pero ojo, nunca exagerando.

Fuente: El Mercurio