7 señales de que eres adicta al trabajo

por

812 posts

¿Sientes que trabajas todo el día y parte de la noche y nunca paras? Podría ser tengas un severo caso de adicción al trabajo

Hay algunos aspectos de tu vida a analizar cuando te sientes demasiado cansada, estresada, no dejas de revisar tus correos y se te está cayendo el cabello. Podría ser que te estés volviendo adicta al trabajo, no sé, piénsalo. Para que no se te pase ningún detalle, aquí tenemos una lista de los posibles síntomas que sufre una adicta al trabajo.

1. Primera en entrar, última en salir

La señal más obvia de que podrías ser adicta al trabajo. A veces es necesario para entregar ciertas cosas en el plazo que corresponden, pero de manera consistente es un problema. Más aún si las horas extras no cuentan. Si tienes que pasar todo ese tiempo en la oficina para lograr terminar tu trabajo, evalúa de nuevo la forma en que organizas tu tiempo. O quizás podrías necesitar más ayuda.

2. Extrañas el trabajo

Si esto te pasa cuando no estás en él, podrías tener un problema. Incluso si te gusta tu trabajo, no es saludable que sea en lo único en lo que piensas. No tienes que encadenarte al escritorio para lograr el éxito, parte del mismo es lograr el equilibrio en tu vida.

3. Tu trabajo es primero

Tu carrera es importante, pero cuando empiezas a devaluar e ignorar las prioridades personales de tu vida, podrías estar completamente fuera de control. ¿Cómo reconocer los signos de ser un adicto al trabajo? Trabajas en tu hora de comida, todos los días, desprecias a las mujeres con incapacidad por embarazo, y las personas que usan todos los días de sus vacaciones, haces tus citas médicas para después o antes del trabajo o los fines de semana. Acudes enferma a la oficina aunque esto sea un riesgo para los que laboran contigo, ves muy poco a tu familia y no puedes recordar la última vez que te reuniste con tus amigos.

4. No sabes decir que no

Tomas más responsabilidades, sin pago adicional, y te anotas en nuevos proyectos sin siquiera pensar en todo lo que ya tienes que hacer. Además, eres accesible en cualquier momento y lugar, típicas señales de que eres adicta al trabajo.

5. ¿Vacaciones, qué son?

Es bastante común que las personas se lleven su computadora “por si acaso”, sin embargo si eres adicta al trabajo, seguro te la llevas para, en realidad, trabajar. Y entonces no estás de vacaciones, sólo trabajando desde una ubicación diferente.

6. Nunca te sientes bastante “bien”

En cuestiones de salud. Nadie puede seguir adelante si no se toma un descanso necesario, no se alimenta bien y no realiza ejercicio. Si eres adicta al trabajo, seguro no tienes tiempo para estas cosas. Y claro, tu salud nunca estará al tope. Los casos más graves pueden llegar a causar diabetes tipo 2 y ataques al corazón. Además de que los niveles de estrés pueden convertirte en una persona indeseable alrededor de tus seres queridos. Cualquier cosa te altera.

7. “No soy adicta al trabajo”

Negación, adorable. Suele pasar con cualquier adicción. Pero si ya te saltaste un montón de reuniones con amigos, fiestas de la familia y momentos de descanso por estar trabajando, amiga, tienes un problema.

Si reconoces cualquiera de estos síntomas en tu vida: realiza un balance. ¿De verdad quieres vivir así? ¿En realidad te lleva más cerca de tus metas en la vida?

Fuente: Allwomenstalk
Foto: Devil Wears Prada