El costo ambiental de la higiene femenina

El costo ambiental de la higiene femenina

por

812 posts

¿Te has puesto a pensar qué tanta basura generamos con nuestra menstruación?

No sé ustedes, pero me causa mucha molestia ser un target de mercadotecnia por una función que mi cuerpo necesita realizar una vez al mes. Peor aún, que me vendan la idea de que si no utilizo esos productos, estoy sucia porque estos productos “te mantienen limpia” y “protegida”.

¿Protegida de qué? ¿De que mi sangre horrorice a los transeúntes en la calle y se enteren de que estoy reglando? Porque a mí la verdad es que no me da horror, ni asco. Si acaso, no me gusta que mi ropa se arruine por manchas que no puedo quitar después. Pero de eso a que me sienta “sucia” y avergonzada, hay una gran distancia.

La verdad es que yo sí he tratado eso de ser periodo-positiva, y puede que sea puramente un placebo, pero ya no me siento tan mal, y tampoco hago como que nada me pasa. Si me siento cansada, trato de descansar, y ese tipo de cosas sencillas que hacen que te la pases mejor. A pesar de eso, estuve pensando en lo mucho que gastamos a lo largo de la vida en este tema “necesario”, y más allá, lo mucho que afecta al ambiente.

La menstruación en números

(CC) SCA Svenska Cellulosa Aktiebolaget / Flickr

(CC) SCA Svenska Cellulosa Aktiebolaget / Flickr

Según AcciónFem:

Las mujeres menstruamos aproximadamente 5 días al mes. En un año son entonces 60 días. Por lo tanto si menstruamos durante aproximadamente 40 años, sería un total de 2400 días u 80 meses o 6,7 años que equivalen a 6 años 8 meses y 2 semanas.

Sí, son bastantes días de nuestra vida como para odiarlos tanto. Además, ¿cuántas toallas y tampones significa esto?

Una mujer utiliza aproximadamente 5 toallas higiénicas normales diarias, usamos entonces un total de 25 toallas higiénicas durante un mes, o bien 3 toallas normales y 1 toalla nocturna sumando 15 toallas normales y 5 toallas nocturnas al mes.

Si lo ponemos en números, eso es más o menos entre 2 y 3 dólares cada 28 días, que en un año se traduce en 13 menstruaciones, o sea 33 dólares al año. Ahora multiplíquenlo por 40 años, son 1,320 dólares. Alcanza para bastantes cosas, ¿no? No nos vendría mal hacer ese ahorrito.

Números ambientales

(CC) mag3737 / Flickr

(CC) mag3737 / Flickr

Si tenemos flujo normal usamos entonces aproximadamente 13.000 toallas higiénicas a lo largo de nuestra vida. Si cada toalla después de usada pesa 5 gramos, producimos 65 kg de basura al año solo en toallas higiénicas. En cuarenta años son 2. 600 kg de basura. O sea que cada cien mujeres menstruantes producen 6.500 kg de basura al año. En cuarenta años tiramos a la basura 260 toneladas de protección menstrual altamente contaminante y no degradable en nuestro medio ambiente. Recordemos que una toalla higiénica demora en degradarse no 100 años ni 200 años ¡sino 500 años!

Eso, claro, multiplicado por los millones de mujeres que menstrúan en el mundo. Es muchísima basura.

A esto hay que sumarle los materiales que se usan para la elaboración de estos productos: necesitamos hacer una investigación más completa al respecto, pero algunos aseguran que son bastante tóxicos para el cuerpo y el ambiente (con todo aquello de los alimentos transgénicos no nos sorprendería demasiado).

Eso no lo puedo afirmar en concreto, pero seguro que tu cuerpo te agradece que no le pongas plástico a una zona que necesita estar ventilada o que no introduzcas objetos extraños que no puedas garantizar son 100% algodón.

Consideraré todo esto la próxima vez que me dé codera comprar una copa menstrual, que bien cuidada puede durar hasta 10 años, o sea 390 dólares ahorrados. Y vayamos más allá, guardemos en la alcancía ese dinero de toallas y tampones que nos ahorramos.