Historia de O

Historia de O, porno del bueno

por

33 posts

Una novela que aborda sin recato las inclinaciones de una sumisa: el sexo y la esclavitud como las claves de la libertad.

Di con Historia de O de Pauline Réage (pseudónimo de la escritora Dominique Aury), hace unos cuatro años, por casualidad. La descubrí en una librería, leí un par de párrafos, me atraparon, compré el libro, me lo bebí de golpe.

Me pareció una buena novela: no era sólo porno sino porno bien narrado, con esquinas retóricas, con un lenguaje que echa mano del refinamiento, con episodios muy visuales, en donde el erotismo y la tensión partían de las situaciones, más que de las palabras que nombran el cuerpo o el coito.

Las relecturas hicieron que la novela cobrara más importancia para mí, más sentido, hasta que encontré en la historia de la personaje una posible puerta hacia la liberación mental, más allá de mis masturbaciones, felices y recurrentes.

Historia de O

Felicidad en la esclavitud

Dice Jean Paulhan, amante de Paulne Réage, en su brillante prólogo al libro (“La felicidad en la esclavitud”):

¿Qué quiere decir masoquismo? ¿Qué el dolor es también placer y el sufrimiento, alegría? Puede que sí. Éstas son afirmaciones de las que los metafísicos hacen gran uso. […] Se trata, sí, de un dolor, pero de un dolor que el masoquista sabe transformar en placer […].

¡Qué noticia! De este modo, los hombres habrían hallado al fin a lo que tan asiduamente buscaban en la medicina, la moral, las filosofías y las religiones: el medio de evitar el dolor o, por lo menos, de superarlo, de comprenderlo…

Historia de O habla de amor, pero no es ése su asunto principal. La pareja protagonista es un pretexto para reflexionar, desde una perspectiva casi tangible, en la sumisión y la dominación, en el propio control del cuerpo y de la mente.

El idilio, si es que tiene cabida, funciona como un elemento decorativo en el abordaje de la iniciación, el verdadero tema de la novela.

Esclavitud aparente

Todo esto se narra desde un discurso tan certero, que en ningún momento cuestionamos la decisión de la protagonista: encontramos lógico que haya cedido a la esclavitud, porque en esa determinación se esconden la fuerza y la libertad profunda.

La esclavitud de O es sólo aparente: es ella quien establece las situaciones, quien acepta el juego y las reglas, sin ser obligada a nada. No hay víctimas, no hay abusos, no hay violencia. El dolor es parte de un ritual de sublimación, de envidiable protagonismo. Para O, el sometimiento debe ser absoluto o no ser: un reflejo de su voluntad.

(cc) Satyrika / Flickr

(cc) Satyrika / Flickr

Porno del bueno

Ahora, que el tráiler de Fifty Shades of Grey está por todos lados, y que algunas fans esperan, ingenuamente, encontrar en la película una revelación del erotismo, no puedo sino pensar en Historia de O (que por cierto también fue adaptada al cine).

Historia de O se rehúsa a los atajos fáciles del romance, se concentra en las aristas de la personalidad y el sexo, narra sin recato las inclinaciones de una sumisa recatada, mediante personajes que terminan más perturbados de como empezaron.

Con todos estos elementos, ¿quién querría caer en las lagunas del “verdadero amor”, tan inverosímil y gratuito cuando se aborda desde el lugar común?

Lean Historia de O. Incluso si no se sienten atraídos por el BDSM, la lectura de la novela de todas formas vale la pena, por cultura general, porque hay mucho más allá de las novelitas eróticas que últimamente pululan en las librerías y en la red (algunas de ellas, malos homenajes a esta gran historia).

Pauline Réage (1954). Historia de O, tr. Nuria Lago Jaraiz, Tusquets, col. La Sonrisa Vertical, 208 pp.