Estudio explica razones del sexismo en entornos laborales

por

175 posts

Si sus esposas trabajan en casa, ellos tenderán a impedir el desarrollo laboral de sus colegas por una necesidad de protección.

Estudios de la Universidad de Harvard, la Universidad de Nueva York y la Universidad de Utah, demostraron que los hombres adoptarían una mirada distinta hacia sus colegas mujeres dependiendo del trabajo de su pareja o esposa.

Una de las metodologías de estudio fue utilizar a 933 hombres heterosexuales y casados para finalmente comprobar que los que mantenían el hogar solo con sus ingresos, tenían una visión menos positiva sobre el trabajo femenino, llegando incluso a tener una opinión negativa sobre las empresas que eran dirigidas por mujeres o donde eran frecuentemente contratadas.

Muchas veces lograban frenar los ascensos laborales de las mujeres, tomando decisiones por ellas, las que finalmente entorpecían el avance natural de sus carreras profesionales.

© Winter Artwork

© Winter Artwork

Sin embargo, y ante la posible alarma que esto pudiese ocasionar, una de las autoras del estudio, Sreedhari Desai, declaró a la revista The Atlantic:

Este tipo de actitudes suelen darse de forma inconsciente. Una de las razones por las que no hay muchas mujeres en altos mandos es quizás porque los hombres que dirigen un lugar tienen a ser benévolos sexistas. Ven a las mujeres como personas a las que hay que proteger de los riesgos y el peligro. Ellos probablemente creen que las mujeres son seres frágiles a los que hay que cuidar, que prefieren quedarse en la casa y que no desean arriesgarse en un cargo laboral más exigente. Creen que las mujeres son seres a las que se los debe poner en un pedestal y no bajarlas de ahí.

De hecho, tal sería la influencia de la configuración de los matrimonios, que la investigación plantea que los solteros que se casaron con mujeres que eran dueñas de casa, progresivamente cambiaban su mirada del trabajo femenino hacia una visión mucho más negativa, mientras que los que se relacionaron con mujeres que trabajaban fuera del hogar, valoraban incluso más el desarrollo laboral femenino, y el poder que éstas podrían llegar a ejercer.