Mi experiencia con la copa menstrual

Mi experiencia con la copa menstrual

por

812 posts

Aunque ya hemos hablado de ella en varias ocasiones, seguro muchas de ustedes se preguntan y ¿Cómo es usar una copa menstrual?

No sé si se han sentido un gran target de la mercadotecnia por la gran cantidad de anuncios que venden toallas y tampones. Alguna vez pensé: no hay forma de que pueda escaparme de usar estas cosas y estas compañías nunca sentirán la necesidad de ofrecerme un mejor producto, porque es algo que necesito de todas formas. En toda su vida, una mujer utiliza (y desecha) entre 10 mil y 16 mil toallas o tampones, y no quiero multiplicar el dinero que eso significa.

Simplemente, me canse de simbolizar un negocio y contaminar, así que me animé a comprar una copa menstrual, en una tienda hipster orgánica y ecológica que son los lugares donde puedes encontrarte con varias marcas diferentes, aunque si hay un pequeño ahorro si la pides por internet.

Ventajas de usar una copa menstrual

Hay definitivas ventajas de usar una de estas maravillas, que van mucho más allá de ahorrar un poco de dinero al mes y que si la cuidas bien puede durarte hasta 10 años. Primero, puedes usarla sin necesidad de vaciarla hasta por 12 horas, además de que no se ha detectado ningún caso de síndrome de shock tóxico al usarla (como sucede con los tampones). Esto porque no hay contacto con sustancias tóxicas como sucede con estos productos, además de que estos producen resequedad vaginal, porque absorben también la mucosidad necesaria de esa zona. Por cierto, las toallas tampoco son inocentes con el hecho de que utilizan sustancias tóxicas, además de que pueden ocasionar rozaduras (auch).

La copa también es sorprendentemente cómoda, verdaderamente puedes olvidar su presencia. Porque además de que no se siente una vez que está en su lugar, no hay tal cosa como escurrimientos, a menos que la dejaras demasiado tiempo. Una copa menstrual puede contener hasta 28 gramos de fluidos, así que hasta que se llene, no tienes que preocuparte por tener este problema (a menos claro, que no esté bien colocada).

Como la copa funciona por medio de la succión (lo que hace que se mantenga en su lugar), tiene varios beneficios que hacen que la vida cuando estás en tus días sea mucho más sencilla. Según el documental Monthlies, los cólicos se originan cuando la sangre no puede salir, o se queda un poco atorada. Con la copa se reducen los cólicos, precisamente por la succión que genera. Además de eso, la duración total puede acortarse un poco (yo he notado que se redujo un día desde que la uso). Un día menos, sigue siendo un día menos y eso me parece fenomenal.

Por ello, también tendrás que preocuparte menos durante la noche y olvidarte de tener que cargar productos diferentes de acuerdo a su absorbencia. La puedes usar en las distintas fases de tu periodo sin problema. Como plus, olvida el hilo de los tampones, que es tan susceptible de ensuciarse con, digamos, otras sustancias.

Los cuidados necesarios

La copa no es tan inmediata como para usarla recién salida del empaque, pues es necesario esterilizarla en agua hirviendo durante 10 minutos. Así que es necesario apartar este tiempo antes de salir de casa el primer día de tu periodo. También es muy importante leer las instrucciones antes de colocarla. Aunque es sencillo, tiene su “truco”, así como retirarla tiene su chiste. Los instructivos explican muy bien estas instrucciones, pero si no las lees bien podrías quedarte media hora en el baño sin poder retirar la copa y preguntándote si deberías ir a emergencias (y en ese caso qué decir). Relájate y lee bien. Todo lo que necesitas saber está en el instructivo.

Finalmente, un punto especial es vaciar la copa en un baño público. Seguro te preguntas en cómo ir al lavabo de forma discreta y sin que nadie vea lo que haces. Muy sencillo: lleva una botella de agua contigo y no requerirás del lavabo para enjuagar la copa. Pero no siempre es necesario precisamente porque la puedes traer puesta el tiempo suficiente como para hacerlo en la comodidad de tu hogar.

No es tan aterrador. Y es una buena forma de conocer tu cuerpo y tu ciclo, que, sea dicho de una vez, no es asqueroso. Quizás es bueno tomar la transición por etapas. Si usas toallas, considera usar tampones antes de comenzar con esta gran herramienta ecológica.