8 posturas de yoga para aliviar los cólicos menstruales

por

66 posts

Consiéntete durante tu ciclo lunar y elimina cualquier cólico practicando yoga.

De acuerdo a las enseñanzas del yoga y el ayurveda, durante nuestro ciclo lunar (menstruación) debemos guardar reposo, dedicarnos a meditar, leer y realizar alguna practica suave — ashtanguis, tómenlo en cuenta —.

En yoga se indican contraindicaciones, posturas para evitar durante el periodo menstrual, como todas las inversiones, posturas de pie libres y las extensiones hacia atrás sin soporte. Esto por razones de fisiología y de energía, la cual se debe guardar y cultivar para estos días.

Afortunadamente, existen posturas favorables para este ciclo natural. Según la Dra. Mary P. Schatz, son ideales las flexiones al frente, posturas de pie con soporte, torsiones — especiales para desintoxicar  y todas las posturas con soporte.

En caso de existir cólicos menstruales, estas son algunas posturas que nos pueden aliviar el dolor. Antes de comenzar con esta práctica, haz una vinyasa suave de 10 saludos al sol A. Y, como siempre, escucha tu cuerpo.

Balasana

cc Iveto / Wikimedia

(cc) Iveto / Wikimedia

Postura del niño. Ayuda con el dolor por cólicos en la espalda baja, ofrece relajación y alivio. Coloca tus rodillas en el tapete, a la anchura de tu cadera — o hasta donde te sientas cómoda —. Inclínate hacia enfrente, extendiendo tus brazos hacia tu cabeza. Descansa la frente en el piso — para que sea aún más relajante, coloca un bloque, una cobija o una almohada —. Toma de 5 a 10 respiraciones pausadas y profundas.

Supta Virasana

© Yoga Bloom / Corawen

© Yoga Bloom / Corawen

El guerrero reclinado con soporte. Estira el abdomen, los muslos y el psoas, rodillas y tobillos, además mejora la digestión, además de aliviar el dolor menstrual. Es importante practicar esta postura con soporte.

Utiliza un bolster (almohada larga) y/o cobijas dobladas para darle soporte a espalda y cuello. Pueden ir colocarse estiradas detrás de la cabeza o a los lados. Mantén la postura durante 5 minutos.

Supta Baddha Konasana

cc Tiffany Berry / Flickr

(cc) Tiffany Berry / Flickr

El ángulo atado reclinado, una delicia de postura. Entre sus beneficios, estimula los órganos abdominales, como ovarios, vejiga y riñones, estimula la circulación, estira los muslos, las ingles y las rodillas, alivia síntomas del estrés, menstruación y menopausa. Al igual que el anterior, es necesario soporte como almohadas, cobijas dobladas y un cinturón.

Ata el cinturón alrededor de la parte superior de la pelvis y debajo de los pies. Para la espalda y el cuello, utiliza el bolster o cobijas, hasta que te sientas completamente cómoda — en caso contrario, no practiques la postura —. Relájate durante 7 a 10 minutos.

Janu Sirsasana

© Ursula / My Asanas

© Ursula / My Asanas

Postura de la cabeza hacia la rodilla, con soporte de cobija, bloque o silla, dependiendo de la flexibilidad. Asienta bien la cadera, con los isquiones al piso. Flexiona la pierna derecha, con el pie apoyado en la ingle izquierda. Flexiona hacia adelante, con la espalda recta, apoyándote en las cobijas. Disfruta de la postura por 2 minutos y cambia de pierna.

Upavistha Konasana

(cc) Tiffany Berry / Flickr

(cc) Tiffany Berry / Flickr

Postura del ángulo sentado. Comienza sentada en el piso, con las piernas juntas para después abrirlas hasta donde permita tu flexibilidad. Coloca una cobija doblada o una almohada enfrente de ti y flexiona al frente, con la espalda bien derecha. Primero inclínate hacia la derecha, tocando tu pie con las dos manos; luego hacia la izquierda y, al final, hacia el centro, durante 2 minutos cada uno.

Paschimottanasana

© PrettyMomGuide

© PrettyMomGuide

Postura sentada con flexión completa al frente. Estimula los órganos abdominales y el proceso digestivo, además de la circulación linfática y fortalece el sistema inmunológico. Dependiendo de la flexibilidad, utiliza una cobija o un bloque. Mantén la postura durante 5 minutos.

Setu Bandha Sarvangasana

(cc) Tiffany Berry / Flickr

(cc) Tiffany Berry / Flickr

Postura del puente con soporte. Estira el pecho, el cuello y la columna. Calma los nervios y libera el estrés. Cuando se practica con soporte, ayuda a aliviar el dolor menstrual. Reduce la ansiedad y la fatga. Hay muchas variantes con soporte, la más básica es con un bloque colocado debajo del pelvis — es importante elegir una altura adecuada, que se sienta cómodo —. Permanece ahí durante 10 minutos.

Pavanamuktasana

© simply-yoga.co.il

© simply-yoga.co.il

Conocida como la postura para liberar el viento. Da un masaje a los órganos internos y aumenta la circulación en los mismos. Relaja la columna y fortalece los músculos de la espalda baja. Con la espalda bien colocada en el piso, lleva tus rodillas al pecho y sostén las piernas, abrazadas hacia el pecho. Mantén la postura por 8 respiraciones.


Nota: menciono las asanas en sánscrito por la variedad de los nombres que reciben las posturas de acuerdo a la región; recomiendo aprenderlos así — si tomas una clase en otro país, seguro te podrás seguirla en sánscrito. 🙂