Orgasmos femeninos que nada tienen que ver con el sexo

por

175 posts

Un buen sushi, que tus jeans suban perfectamente. ¡Eso sí que es excitante!

Hay cosas que nos hacen inmensamente felices y nos dejan con una cara de satisfacción por todo el día. El sexo es una de ellas, sin embargo, no es lo único que nos puede hacer sentir maravillosas y radiantes.

Luego de esa investigación que decía que el punto G no funcionaba como tal, muchas se sintieron decepcionadas y emprendieron una “búsqueda espiritual” para encontrar las otras cosas que las hacía sentir tan nerviosas, ansiosas, felices y excitadas, y vaya que hay varias.

Hay que reconocer que existe un alto porcentaje de alegrías que suceden en las habitaciones, automóviles, cocina o donde sea que te guste hacerlo, pero también hay una gran mayoría de “momentos felices” que pasan en restaurantes, centros comerciales, en la naturaleza, en una pista de baile y en un probador de ropa.  ¿Quieres conocerlos?

Rebajas en tu tienda favorita

© Randy Faris/Corbis

© Randy Faris/Corbis

Encontrar cosas que te fascinaban y las habías descartado por estar fuera de tu presupuesto…a precio de ropa de supermercado.

Maratón de Sex and The City … sin comerciales

©Warner Bros. Pictures

©Warner Bros. Pictures

O cualquiera sea tu serie favorita. Un tiempo estuve obsesionada con Gossip Girl y fue una temporada maravillosa delante de una pantalla.

James Deen

© Camilla Morandi/Corbis

© Camilla Morandi/Corbis

Porque es James Deen… ¿necesitamos otra justificación?

Una manicure increíble

Algunos hombres pagan por sexo, algunas mujeres pagan para que sus manos luzcan increíbles y suaves. Tener unas uñas que vayan con tu personalidad es algo fantástico.

Que te digan que te ves radiante

Voy a recordar este momento durante toda la semana.

Encontrar a ese par perfecto de botas

Justo por encima de la rodilla, que cierre perfecto y en un tono maravilloso ¿qué más podemos pedirle a la vida?

Cuando estás en la pista de baile y suena tu canción favorita

© Randy Faris/Corbis

© Randy Faris/Corbis

Saltar y gritar, da lo mismo como bailes. Es tú momento y debes disfrutarlo al 100%.

Cuando llega tu encargo desde el extranjero

© Whisson/Jordan/Corbis

© Whisson/Jordan/Corbis

Esperaste por un mes o más para que llegara ese libro, vestido, zapatos, accesorio. Cuando ves aparecer al repartidor te entran unas ganas enormes de abrazarlo y hacerle sentir lo feliz que estás con el hecho de que tocara a tu puerta.

Cuando caes a tu cama una noche de viernes

© Tomas Rodriguez/Corbis

© Tomas Rodriguez/Corbis

Porque no todo es fiestas, llegar a la cama luego de una ardua jornada laboral y quedarse ahí inmóvil puede ser una de las mejores cosas del mundo.

Cuando te despiertas y te das cuenta que es sábado

Yo sólo voy a quedarme en la cama todo el día, disfrutando este momento.

Cuando te despiertas y se das cuenta que no perdiste nada anoche

Sólo un pequeño pasador … la única cosa que se te olvidó. Ay, que alivio.

Cuando vas de compras y todo te queda bien

Todo sube, todo calza perfecto, tus piernas se ven maravillosas y las blusas se ven increíbles. Personalmente una de mis cosas favoritas de la vida.

Buen sushi

© Arman Zhenikeyev/Corbis

© Arman Zhenikeyev/Corbis

O una buena pizza, lo que sea tu antojo favorito.

Revisar tu cuenta bancaria y ver que te acaban de pagar

© Ilona Habben/Corbis

© Ilona Habben/Corbis

Te sientes millonaria por un día. Aquí estás: tú y tu sueldo esperando a ser gastados de la forma menos irresponsable posible.

Cuando llega el mail/mensaje/WhatsApp que estabas esperando

© Mareen Fischinger/Corbis

© Mareen Fischinger/Corbis

Les tomó un montón responderte, pero al fin llegó y puedes estar tranquila.

Ropa interior nueva

Te sientes sexy, te sientes envuelta en seda. ¿Qué mejor?

Sacarte el sostén

Esto no necesita mayor explicación.

Un día de otoño perfecto

¿Hay algo más maravilloso que un montón de hojas secas para pisar?

Quitarse los tacos después de una larga jornada

© Zero Creatives/Cultura/Corbis

© Zero Creatives/Cultura/Corbis

Oh, cariño, se siente tan condenadamente bien.