Tecnologías y movilidad para las mujeres empoderadas

por

1924 posts

Las tendencias en tecnología consideran las necesidades de la mujer: dispositivos más versátiles que complementan todos los aspectos de la vida diaria.

El hecho de que la mujer tenga gran influencia en la tecnología, no es una novedad. Son cada vez más las mujeres que se interesan por desarrollar ideas que ayudan a potenciar el aprovechamiento pleno de los dispositivos, y además, de complementarlos con el estilo de vida moderno.

Estamos viviendo un momento en que se ha cambiado la dinámica común de oferta-demanda; ya no son los usuarios o clientes los que se tienen que conformar con lo que el mercado tecnológico les ofrece, sino que es este mismo mercado el que se está adecuando a la necesidad de las personas.

(cc) Alexandra Spuhr

(cc) Alexandra Spuhr

En este sentido, la mujer juega un rol sumamente activo. Georgina Adobatto, Gerente de Retail Intel Chile, explica que existen algunas diferencia en el uso que tanto hombres como mujeres dan a la tecnología:

La participación de la mujer cuando hablamos de conectividad, computación o movilidad ya no es una tendencia, es una realidad. Como consumidoras en la oficina o sus hogares, las mujeres se diferencian en gustos y tipos de usos de tecnología. Por ejemplo, en Chile un 71% de ellas prefiere realizar su trabajo desde un notebook, pero usan los computadores de escritorio para estudiar con sus hijos.

Hoy en día existen muchas mujeres que han dado un paso adelante en el emprendimiento y la tecnología ha sido su mejor aliada en este sentido. En Chile, un 85% de las pequeñas y grandes empresas tienen su oficina instalada en el hogar y es por esto que surge la necesidad de optimizar los espacios y los tiempos.

Ampliar la visión y trabajo profesional

La tecnología está aquí para facilitarnos la vida, y aprovechar de la mejor manera esos recursos puede influir en las oportunidades y desarrollo profesional.

Muchas veces se ha dicho que la tecnología puede ser una distracción poderosa en las horas de trabajo u oficina, pero depende de cada uno cambiar esa visión. Un buen uso de los softwares, dispositivos o aplicaciones puede traducirse en una alternativa más de crecimiento de una empresa o negocio.

Un ejemplo de esto es el uso que Fernanda Undurraga le ha dado a los recursos tecnológicos. Es periodista de profesión, pero se dedica a ser entrenadora de CrossFit.

© Fernanda Undurraga

© Fernanda Undurraga

Durante el showroom que Intel realizó hoy en el Hotel Aubrey con motivo de celebración del mes de la mujer, Fernanda cuenta la importancia que tiene la tecnología en su vida personal y profesional.

Creo que la tecnología hace que todo sea mejor. Hoy en día existen aplicaciones que te permiten entrenar en cualquier lugar, que son gratuitas y que te pueden armar todo un programa de ejercicio. Una de mis aplicaciones favoritas es Suda, hecha por el chileno Exequiel Lira, dedicada a los deportes extremos y te ayuda a marcar rutas para hacer deporte en el lugar en que estés.

En su trabajo como entrenadora de CrossFit, la tecnología le permite ordenar horarios, organizarse con sus alumnas, cronometrar y atender asuntos de su vida personal, sin tener que moverse a otro lugar.

Además, Fernanda creó un blog de deporte y vida sana, y necesita estar constantemente conectada para publicar la información, y en este sentido, la movilidad de los dispositivos juega un papel clave.

Georgina Adobatto de Intel también destacó que, según cifras internas de la empresa, el presupuesto promedio de las mujeres para adquirir equipos 2en1 (tablet con telcado portátil) es mayor que el de los hombres.

Optimizar tiempo, vida y espacio

Uno de los motivos por los que las mujeres temían emprender hace unas décadas, era el poder compatibilizar los tiempos de trabajo con los hijos y las otras preocupaciones de la vida diaria.

Una mujer que tiene un emprendimiento y que acaba de tener un hijo, puede seguir trabajando y mantenerse conectada a la distancia. La tecnología le ha alivianado la carga a las mujeres en este sentido; existen muchos dispositivos que incluyen herramientas para ayudar a los niños a estudiar en el hogar.

Komal Dadlani, chilena e hija de padres indios, es bioquímica y cofundadora de Lab4U, una plataforma que incluye el uso de dispositivos tecnológicos como tablets o celulares, como herramientas e instrumentos de trabajo de laboratorio.

© JWEF

© JWEF

La idea es democratizar la ciencia, como ella misma señala, y las oportunidades de desarrollar ideas siempre están. En su caso, todo partió en 2013 en un Start-up Weekend, evento en que distintas personas relacionadas al mundo de la tecnología y empresas se reúnen y comparten ideas, productos y negocios.

Fui con un grupo de amigos bioquímicos y conocimos a nuestro socio, que es ingeniero informático. Ganamos el tercer lugar en esa ocasión y nos motivaron a participar de Start-up Chile, un programa de Innova-CORFO que apoya a emprendedores. Desde ahí despegamos, ganamos el premio en el concurso Intel Global Challenge 2014 en Silicon Valley y ahora somos 8 personas las que trabajamos en Lab4U.

En un país como Chile, en que sólo un 7% de las mujeres elige estudiar una carrera relacionada con la ciencia (encuesta OECD Chile 2014), la labor e iniciativa de Komal y sus compañeros es un paso importantísimo para que niñas y jóvenes se motiven a seguir su pasión por la ciencia.

 El 88% de los colegios latinoamericanos no tiene un laboratorio para experimentar. Lab4U te permite hacer experimentos de física con tu tablet, ver los resultados y aprender de manera más entretenida. Queremos llevar esta idea a los colegios y así beneficiar a niños que no tienen acceso a laboratorios experimentales.

La brecha que existe entre hombres y mujeres en la ciencia aún es significativa; las salas de clases de las carreras científicas y en consecuencia, las empresas de estos rubros, siguen teniendo poca participación femenina.

© Broota

© Broota

Una de las razones es que aún existen muchos estereotipos y discriminación en la sala de clases de las escuelas, y son muchos los profesores y profesoras que dejan de lado a las mujeres que quieren aprender física o química, y menosprecian su capacidad en este sentido.

Komal fue testigo del bajo porcentaje de estudiantes mujeres en carreras científicas, y hace un llamado a que las chicas que quieren y aman la ciencia, se atrevan a estudiarlo y aprovechen los recursos tecnológicos para optimizar aún más sus capacidades.