Estas actitudes te ayudarán a tener una vida sexual sana

por

1924 posts

Sinceridad y comunicación, dos elementos claves para vivir la sexualidad plenamente.

Los humanos somos criaturas de contacto; nacimos para relacionarnos con los demás y generalmente, necesitamos de esas relaciones para desarrollarnos de manera plena en nuestra vida.

Como ya lo sabemos, no todas las relaciones humanas son iguales. Están las familiares, las que tenemos con amigas o amigos, las más distantes y también, las relaciones que involucran sentimientos, pasión y deseo sexual.

A pesar de que cada relación puede ser distinta, a medida que vamos creciendo, madurando y conociéndonos mejor a nosotras mismas, nos vamos dando cuenta de qué es lo que más nos gusta o acomoda en relación a la vida sexual.

Puede que tu visión de la sexualidad a los 20 años tenga varias diferencias con la que tienes o tendrás a los 30, sin embargo, hay factores que siempre van a ser positivos y que te acercarán a la posibilidad de disfrutar del sexo sanamente.

© Chatelaine

© Chatelaine

¿Eres demasiado insegura? La poca confianza en uno mismo puede ser una de las razones que impiden el goce sexual. Si estás con una persona y esa persona quiere tener sexo contigo, tienes que confiar en ti; el sexo no sólo se trata de despojarse de la ropa, sino que de compartir tu lado más íntimo con el otro.

Si sabes lo que te gusta y se lo dices a la otra persona abiertamente, estarás contribuyendo a tu propio placer. La comunicación es clave y si tienes la confianza con tu pareja para decirle lo que quieres, él o ella también la tendrá contigo. Todos ganan.

La sinceridad también tiene que ver en esta dinámica. Muchas veces, las parejas tienen sexo porque “hay que hacerlo”. En vez de tener sexo por deber, hazlo porque realmente quieres. Si lo haces porque crees que se lo debes al otro, el sexo dejará de ser algo espontáneo y agradable.

Para tener una vida sexual sana, hay que regirse por los propios parámetros y no compararse con los demás. La clave es ser natural y vivir el sexo de la misma forma. No porque otras parejas tengan sexo cuatro veces por semana, tú y tu pareja tienen que hacer lo mismo.