Impulsos eléctricos: La otra propuesta del placer con juguetes sexuales

por

1924 posts

Es esa delgada línea entre el placer sexual y las sensaciones físicas desafiantes.

Así como hay millones de personas en el mundo, también, son muchísimas las vías y prácticas que podemos emplear para sentir placer sexual. Por lo general, no estamos muy dispuestos a decir lo que nos gusta en el sexo a viva voz, pero una vez que llega el momento, todo se trata de la complicidad propia y con la pareja.

Como ya saben, los juguetes sexuales son parte de la vida de hombres y mujeres, y ha habido muchos avances en ese sentido. La tecnología los ha convertido en herramientas complejas, capaces de satisfacer el deseo. Pero, ¿te imaginas usar un juguete sexual que genere impulsos eléctricos?

Son una realidad, y de hecho, a muchas personas parece atraerles la idea del placer sexual asociado a ello. En inglés, los llaman “e-stim” y según la tienda de juguetes sexuales LoveHoney.com —citada en Women’s Health— las ventas de este tipo de productos aumentó un 75% del año 2014, al 2015.

es.aliexpress.com

es.aliexpress.com

Que incluyan electricidad no significa que se desate una pesadilla sádica, sino que se trata de simular las contracciones musculares genitales que ocurren cuando estamos muy excitadas, mismas contracciones que liberan toda la tensión cuando se produce el orgasmo.

Por ejemplo, este juguete sexual vaginal o anal de Rimba Let’s Play funciona a través de un control que mide la emisión de ondas eléctricas. Esas ondas se sienten en el canal vaginal, y con los botones de la caja de control, se mide la intensidad.

Rimba Let's Play

Rimba Let’s Play

Estos parches también funcionan a través de electricidad. Así como los que se usan para fines médicos, los parches con electrodos transmiten los impulsos. Se pueden usar en el clítoris o en el lugar que se te ocurra.

Rimba Let's Play

Rimba Let’s Play

Claro que no tiene por qué gustarle a todas/os; quizás, la idea de recurrir a impulsos eléctricos que rozan la delgada línea del placer con el dolor físico sea incómodo, pero como decíamos al principio de este post, en gustos sexuales no hay nada escrito.