Kung-fu vaginal: la nueva técnica para mejorar tus orgasmos

por

43 posts

Es similar a los ejercicios kegel, pero tiene más beneficios para tu salud.

A lo largo de la historia, las mujeres nunca hemos ejercido un verdadero control sobre nuestro cuerpo y sexualidad, y de hacerlo, ha sido de manera silenciosa, literal y metafóricamente.

Y así es, la brecha de género se percibe también a la hora de disfrutar de nuestra sexualidad. Un estudio reciente ha concluido que solo el 35% de las mujeres heterosexuales llegan al orgasmo mediante la penetración. Pero la cifra se eleva cuando entra en juego la estimulación genital: en esta ocasión el 80% de las mujeres heterosexuales y el 91% de las lesbianas llegan al clímax.

One Taste

One Taste

Pese a que urge eliminar la idea de que la sexualidad se reduce a la penetración, esta es una práctica que resulta placentera para varias mujeres. Y así como acudimos al gimnasio para tonificar (y equilibrar) nuestro cuerpo, conviene ejercitar el suelo pélvico, ya que, a fin de cuentas, realiza más funciones en nuestro día a día de las que en un principio podríamos pensar. Debido a ello, muchas sexólogas expertas reivindican el Kung-fu vaginal, una antigua técnica taoísta que se ha exportado siglos después a occidente.

El kung-fu vaginal consiste, específicamente, en incrementar la fuerza y elasticidad de los músculos del suelo pélvico con la ayuda de un peso. Es decir, a diferencia de los ejercicios kegel, esta táctica exige un esfuerzo extra. La experta en sexología Verónica Vivero explica a Smoda a detalle cómo llevar a cabo estos ejercicios:

“Introducimos en nuestro canal vaginal una piedra, que generalmente suele ser de jade porque es muy resistente, a la que se le ata una cuerda de nailon que sujeta una bolsa con piedras u otro tipo de carga. Después se trata de apretar, es decir, de contraer el canal vaginal para aguantar el peso, mientras abrimos ligeramente las piernas y nos balanceamos ligeramente de adelante atrás, creando un efecto péndulo.

La experta asegura que debemos tomar conciencia de la importancia de ejercitar nuestro aparato genital, puesto que esto mejora nuestra calidad de vida. “La calidad de los orgasmos es mayor porque las contracciones son más intensas. Además, tendremos una libido más elevada porque la zona aumenta en vascularización e irrigación y eso hará que sintamos un mayor deseo”, asegura.

placer

Estos ejercicios también repercuten en otros aspectos de nuestra salud, mejorando la preparación para el parto y teniendo una mejor recuperación después y previene problemas de incontinencia urinaria.

Sin embargo, no debes olvidar que todo en exceso es malo y, por lo tanto, debes ejercitar el suelo pélvico descansando algunos días a la semana y en espacios de entre 10 y 20 minutos, como lo aconseja Vivero. Además, debes controlar el peso que cargarás, pues de ser excesivo puedes sufrir una contractura.