¿Por qué sigues soñando con tu ex?

por

46 posts

Esa persona aparece y no sabemos por qué. Quizás hay algo que aún está dando vueltas en tu cabeza.

A todos nos ha pasado: incluso después de años, una persona con la que alguna vez estuvimos aparece, pero mientras estamos durmiendo. A veces es angustiante, otras, son sueños y recuerdos que parecen más agradables, pero ¿Por qué, si ya no estamos juntos y no es parte de mi vida?

Según Sigmund Freud, los sueños son la vía por la que se expresan nuestros deseos reprimidos e inconscientes. Para el llamado padre del psicoanálisis, lo que imaginamos al dormir es parte de una representación simbólica de todo lo que no aceptamos o identificamos de manera consciente.

Es decir, los sueños serían el cúmulo de traumas, recuerdos y anhelos en forma de historias que (a la mayoría) les cuesta recordar al despertar. Por ende, saber qué significa que sigas soñando con tu ex no es imposible, pero sí muy íntimo. Nadie puede decirte el real significado, además de ti. Y la razón depende de si estás teniendo sueños o pesadillas y también de qué tipo de relación tuvieron.

Lilmonster Michi (cc) Flickr

(cc) Lilmonster Michi / Flickr

Si tuviste una relación caótica, tóxica, inestable o con experiencias negativas acumuladas, podría haber más heridas que sanar: tus sueños pueden ser tristes, perturbadores, agresivos o hasta grotescos. En cambio, si la relación y la ruptura se dieron en paz, con respeto y sin caos es probable que los deseos reprimidos de regresar con esa persona, o bien, de superar la separación, se manifiesten a través de historias sensibles o nostálgicas.

Por otro lado, el duelo por el que pasas después de una ruptura influyen fuerte y directamente en el estado anímico, psicológico y físico de una persona. Esto vuelve susceptible la mente y la lleva a indagar, a través de los sueños, en situaciones pasadas, las que extrañan, se odian o simplemente se necesitan superar o entender.

(cc) We Heart It

(cc) We Heart It

Por lo tanto, tal vez la ruptura te continúa afectando de manera consciente y/o inconsciente, lo cual es normal, porque se trata de una pérdida. También puedes estarte aferrando a alguien que ya forma parte de tu presente y no lo quieres aceptar.

Los sueños interpretan lo que no te atreves a decir, exigir o hacer, y las pesadillas reflejan tus mayores miedos y por eso en todas estas recreaciones mentales puedes encontrar respuestas que creías inexistentes.

© Pixabay

© Pixabay

Es importante que si quieres dilucidar esto, mantengas un registro de tus sueños, para lo cual te recomendamos:

1. Preparar las herramientas necesarias: libreta y lápiz. Déjalos al lado de tu cama.

2. Programa una alarma para despertarte durante la hora más profunda de tu sueño. Según el sueño REM, esto debe ser 4.5, 5 ó 7.5 horas después de que te dormiste.

3. Cuando despiertes no te muevas ni pienses en lo que tienes por hacer ese día. Concéntrate en recordar y nada más.

4. Aunque te parezcan notas aisladas, sin coherencia u orden, anota todos lo que recuerdes: sensaciones, diálogos, momentos, personas, nombres, lugares o emociones.

5. Poco a poco, tu mente se acostumbrará a hacer ese recuento de escenas y cada vez te será más fácil rememorar, de principio a fin, lo que soñaste.