Andrea Ocampo contra los estereotipos y la discriminación en los medios de comunicación

por

5230 posts

La periodista participó de una sesión de fotos de desnudos para Revista Viertes de La Segunda, la cual nunca fue publicada.

Por estos días ha causado revuelo la denuncia de la periodista Andrea Ocampo contra Revista Viernes de La Segunda, su editora, el fotógrafo con el que preparó una serie de desnudos y la productora Territorio Comunicaciones en el marco de una sesión de fotos para la sección “Viernes Desnudo”.

De acuerdo a lo escrito por Ocampo en el sitio web esmifiestamag.com tras invitarla a participar de la sección le propusieron publicar una de las fotografías, pero de las que salía con bata. Luego de analizarlo se negó ya que realmente era para ella un gran logro, como representante del feminismo y los cuerpos diversos, aparecer totalmente desnuda. Pasaron meses y no le dieron una respuesta con la definición de la fecha de publicación, esto terminó en la denuncia de la periodista contra la manera, generalmente sexista y/o discriminatoria, con la que muestran los cuerpos de mujeres desde siempre los medios de comunicación.

En el extenso relato, se dejan ver pasajes con los que concuerdo absolutamente ya que también en Belelú hemos rechazado este tipo de vicios en los medios de comunicación tanto chilenos como extranjeros. Rechazamos de manera rotunda la perpetuación de los estereotipos y/o discriminación a la mujer, también al hombre, por la forma de sus cuerpos y/o su clase social.

 “¿Dónde están las gordas?” y la responsabilidad social de la prensa

Foto tomada en la sesión con celular por un amigo de Andrea, Pedro Quintana.

Un punto que me pareció interesante para ejemplificar lo que ocurre en Chile sobre el estereotipo de las mujeres gordas es el siguiente:

“Insisto, ¿dónde están las gordas?. En la señora feriante, la mamá que acarrea los niños en la calle, la señora víctima de un robo, del cuello para abajo y en loop en los reportajes sobre los peligros de la obesidad. En los realities gringos para bajar de peso y en los programas de operaciones bariátricas. Ah, y en las grotescas transformistas de Youtube. Fíjense: todo está mal alrededor del cuerpo gordo: es enfermo, inválido, marginal, grosero, sucio, flojo, indeseable, infeliz. Ese es el mensaje que los medios de comunicación hoy en día dan sobre el cuerpo de la mayoría de la población local”.

Otro punto a destacar, es la historia personal de Andrea que con valentía se atrevió a contar algunos oscuros y tristes pasajes experimentados debido a la cultura imperante contraria a las personas gordas debido a lo que la publicidad les ha inculcado.

“Yo fui una de esas niñas que odió su cuerpo tanto como los medios de comunicación, la publicidad, las teleseries y TV Grammas le enseñaron. Una niña que a medida que crecía, los insultos de “gorda”, “chancha”, “cuatro ojos” se iban enunciando con una vocecita cada vez más perversa, creativa y badulaque por esa fila indistinguida de viejos asquerosos que caminan por las calles del centro de Santiago”.

Según lo detallado por la periodista, el fin de su colaboración y desnudo fue por amor a sus pares, ella creía que realmente sería “De las pocas mujeres que han podido validar su trabajo por sobre su cuerpo para ser alguien, para tener nombre e identidad. De las pocas mujeres gordas que resistimos la invisibilización y la burla”. Sin duda, esto me parece conmovedor y también trabajamos a diario por destruir el muro que separa a los favoritos de la publicidad y los medios de comunicación “publicitarios” de los que realmente queremos generar un cambio.