Cómo cuidar tu piel en primavera

por

513 posts

Evita las alergias con la ayuda de la hidratación.

Aunque la primavera es una de las épocas más alegres del año, también es una en la que las molestas complicaciones alérgicas afectan a una gran cantidad de mujeres. No se trata solo de problemas respiratorios: también nuestra piel puede resultar afectada y dañada en estos meses del año.

La piel depende de factores climáticos para lograr su auto humectación, explica el dermatólogo Francisco Chávez. “Es científicamente comprobado que el mejor estímulo para que la piel se mantenga bien humectada es el calor y la alta humedad ambiental. Es por esta razón, que la mejor época para la piel es la primavera-verano y cuando más sufre y se reseca, es en otoño e invierno”, señala.

Pero si bien la primavera puede traer beneficios, lo cierto es que no debemos descuidarnos. “La época de alergias (primavera fundamentalmente), es deletérea para la piel, producto de los numerosos agentes aéreos que actúan como potenciales gatillantes de reacciones alérgicas cutáneas”, explica el dermatólogo, quien es tajante en señalar la necesidad de contar con una rutina de hidratación permanente durante esta época.

Es necesario mantener una adecuada humectación diaria, especialmente aplicada en el momento posterior a la ducha o baño, y usar sustitutos del jabón para mantener la piel en buenas condiciones de humectación y defensa contra alérgenos, según el especialista explica.

Asimismo, el Dr. Chávez agrega que, para que nuestra piel pueda soportar mejor los agentes ambientales propios de la primavera, es necesario cuidarla todo el año y así llegar preparados a esta época. “La piel debe mantenerse hidratada y humectada durante todo el año. Pese a que la época invernal es más agresiva para la piel es necesario -y altamente recomendable- el uso de un producto humectante durante todos los días del año.

Una piel bien humectada, es una piel que se mantiene indemne por más tiempo, más resistente a la acción de elementos irritantes y alergizantes. Finalmente, es una piel que no pica ni se aprecia de aspecto xerótico o seco”, puntualiza.