Diez actitudes maduras para resolver problemas en pareja

por

505 posts

La forma y el fondo son cruciales.

Tener pareja es fácil, mantener una relación sana y madura es otra cosa. Muchas veces nos vemos en medio de problemas con nuestros compañeros/as y la actitud para resolverlos es crucial.

Cultura Colectiva reunió diez actitudes maduras para resolver problemas en pareja, te las dejamos aquí para que te ayuden en un futuro.

Esperar a tranquilizarse para hablar

Las emociones son tramposas cuando estás enojado o triste. En un momento así, puedes decir o hacer cosas que realmente no sientes. Espera un rato, cálmate y luego habla.

No dar por hecho cosas no comprobadas

No debes concluir cosas sin tener las pruebas suficientes ni menos creas escenarios que existen solo en tu imaginación. Pregunta antes de decir cualquier cosa.

Escuchar con atención y respeto

Hay dos formas de ver las cosas en cada conflicto. Si la tuya es una versión, la de tu pareja merece ser escuchada con atención y respeto.

No manipulas con llanto

Madurez es entender que manipular es chantaje y no debes estar dispuesta a hacerlo.

Los berrinches o castigos no van

Solo porque tu pareja hizo algo que no te gustó no la bloquearás o algo así para castigarlo. Mucho menos manipularás para obtener lo que quieres. Esa es una actitud demasiado adolescente.

Los problemas no dependen de solo una persona

Nadie es héroe ni salvador: todos tenemos que poner de nuestra parte en la relación. Para que una relación funcione, ambos tienen que esforzarse, pedir disculpas cuando se debe y también recibirlas cuando sea lo justo.

Reconoces que te equivocas

Los errores hay que reconocerlos, pedir disculpas y ver en ellos una oportunidad de mejorar la manera en que ves las relaciones.

El otro no es adivino

Si te pasa algo, debes ser claro y decirlo. “No me pasa nada”, es la puerta de entrada a la inmadurez y a más problemas. La verdadera comunicación es cuando no asumes que el otro es adivino.

Perdonar, pero de verdad

De nada sirve disculpar si no lo sientes de veras o después lo utilizarás como chantaje para otra situación. Si no estás dispuesta a perdonar, es mejor terminar la relación.

Hay problemas que no tienen solución

Hay cosas que no pueden solucionarse, también hay un punto donde las cosas no dan para más y que hay puntos donde nadie está dispuesto a ceder. Hay dos opciones: tolerar, pero si está comprometido tu bienestar y felicidad, lo mejor es no aferrarse y seguir adelante.