La Fonda York: Dos artistas chilenas haciendo patria en La Gran Manzana

por

5181 posts

Manuela Viera-Gallo y Nicole Costa viven en Brooklyn y juntas están produciendo una nueva versión de su fonda.

Caminar por Brooklyn de noche y que de la nada te envuelva el aroma de una empanada de pino en su justa temperatura, con la perfecta combinación de ingredientes tradicionales podría ser una experiencia conmovedora para un chileno inmigrante. Incluso mágica.

Las empanadas de pino, el vino tinto, un dulce pisco sour casero y anticuchos son algunos de los productos típicos que se degustan en la celebración de las Fiestas Patrias de Chile. Siempre nos encantan, siempre son sabrosos. Sin embargo, existe un grupo de compatriotas que logran sublimar sus emociones con estas preparaciones, se trata de la comunidad artística chilena que vive en New York y que cada año festeja en honor a su lejana tierra.

Nicole Costa y Manuela Viera-Gallo en NYC.

En Estados Unidos hay más de 126.810 residentes chilenos de acuerdo a las cifras del censo realizado en ese país en 2010. New York es una de las ciudades con la mayor comunidad de chilenos residentes con derecho a voto, según Servicio Electoral (Servel), serían más de 440. Esta cifra solo revela a los inscritos y, claro, es muy probable que existan muchos más por ahí repartidos buscándose la vida.

Manuela Viera – Gallo (artista plástica) y Nicole Costa (actriz y artista visual) son chilenas, viven en Brooklyn y juntas están produciendo una nueva versión de “La Fonda York” donde asisten más de 200 personas cada año para compartir la tradición, alegría y nostalgia de su país con un toque de arte e identidad. También trabajan junto a Mauricio Arenas, Francisca Molina y Pedro Fernández.

Según Manuela, también “se suman amigos de la comunidad latina-neoyorkina y americanos” fanáticos del pisco sour. Para Nicole, “lo más significativo en el concepto de “La Fonda”, es que siempre ha sido y debe seguir siendo una fiesta chilena popular, no excluyente, que unifique e integre a los invitados a través de la conexión que tenemos con nuestra música, comida, arte, y por supuesto con la memoria de nuestro país”.

Equipo de producción “La Fonda York”.

Este año la cita es el sábado 16 de septiembre en Brooklyn (280 Bond St) en un galpón industrial, desde las 20:00 hrs. hasta las 03:00 a.m.

Conversamos con estas artistas sobre “La Fonda York 2017” y cómo se relaciona la comunidad artística chilena en New York con las propias dificultades de ser inmigrante y más hoy en día con la presencia de Trump en el poder.

-¿Cómo nació la idea?

Manuela: Nació con mi hermana, la escritora María José Viera-Gallo, en el 2010. En ese tiempo la llamamos fonda Williamsburg porque la levantamos en ese barrio al ver que los amigos chilenos se preguntaban qué hacemos para el 18, o dónde compramos empanadas, por qué no hacemos un malón, etc. Así que en vista de una necesidad masiva por celebrar el 18, nos decidimos a tomar la iniciativa y montar nuestra propia fonda. ¡La primera se hizo en un restaurante venezolano! De ahí en adelante se nos han ido sumando muchos estudiantes de Columbia, de la NYU, artistas, etc.

Nicole: A partir del año 2016, la productora Francisca Molina, el artista urbano Mauricio Arenas y yo, como artista audiovisual, nos unimos a la iniciativa de la Manuela para conformar una productora a la que bautizamos “Shape”, y que ideamos para dar forma a todo tipo de eventos artísticos y culturales en NY, entre ellos la Fonda York, tal y como se conoce hoy en día. Este año se nos unió también Pedro Fernández (productor musical). Desde un principio quisimos que fuese una propuesta original. Apostamos por elementos de nostalgia, pero siempre desde una perspectiva artística y sobretodo con mucho humor, que creemos, es una de las características más amables de nuestra idiosincrasia.

Lo que ve Miguel Ángel #fondayork2017 #septiembre #tiquitiquiti #fondayork #FONDAYORK2017 #fondachilena #vivachile

A post shared by Nicole Costa (@nicolecostany) on

-¿Cómo están organizados o se relacionan los artistas chilenos que viven en NY? ¿Trabajan juntos, se promueven, son amigos?

Nicole: Existe una comunidad de artistas chilenos bastante grande y talentosa en Nueva York que ha dado pie a muchas iniciativas de colaboración. El año 2015 y el año 2016, por ejemplo, con esta misma productora realizamos las fiestas artísticas Burn The Loft y Burn The Square respectivamente, en las que invitamos a participar a más de 20 artistas chilenos de distintas disciplinas recuperando el espíritu de las fiestas Spandex de Chile, que a su vez estuvieron inspiradas por la fiestas de acá. Yo diría que en general, la experiencia laboral es amistosa. Por otra parte el rigor que existe aquí en el trabajo es un respaldo para que las iniciativas realmente se concreten y no se queden en el camino.

Manuela: En la Fonda York el arte es fundamental y nos interesa especialmente fomentarlo a través de artistas chilenos. Por aquí han pasado performances del artista transgénero Iván Monalisa Ojeda, de la actriz Andrea Moro, de las bandas Nutria NN, Recipol, etc. Yo misma me encargué una vez de pintar unos extensos murales de inspiración folcklórica. Este año, como el año pasado, la puesta en escena esta a cargo de nuestro socio Mauricio Arenas que es un street artist y sabe darle un toque urbano y neoyorkino al galpón, al mismo tiempo que diseña los flyers con mucha agudeza y estilo. Nos gusta trabajar en reflexión a los acontecimientos actuales pero siempre con humor e ironía, para que se sienta el espíritu carnavalesco, o fondero en este caso. No hay que ponerse grave. Un año, toda nuestra estética fue inspirada en las manifestaciones estudiantiles y este año el tema es la inmigración. Nuestro flyer es un chileno con una máscara de la tirana cruzando el muro.

La Fonda Yokr 2016.

-¿Qué están preparando para esta versión?

Manuela: Creemos que los puntos más importantes de nuestra fonda son la música, la bebida, la comida y el ambiente. Con esto no se puede escatimar, así que este año volvimos a invitar a Mauricio Díaz (@Sokio) ya que el año pasado hizo bailar hasta las piedras! Él no sólo tiene un conocimiento transversal sobre la música sino que además tiene mucha intuición para levantar la fiesta según los temas que escoge. Su playlist incluye los clásicos chilenos de todos los tiempos, cuecas, cumbias, pero también hits del rock latino, y de aquellas canciones cebollas que a todos nos gusta recordar y bailar, al menos una vez al año.

Nicole: También hemos preparado unas proyecciones gigantes, con todas las propagandas míticas chilenas de los 80´s y los dosmiles, más programas y personajes televisivos que permanecen en el universo simbólico de todos los chilenos a través de distintas generaciones. Así nos reiremos de imágenes de Canitrot enfiestado o del Mago Oli saliendo de su container en el Festival de la Una. Y más adelante, cuando la fiesta ya esté bien animada, rifaremos un regalo sorpresa y yo personalmente me encargaré de agarrar el micrófono para obligarlos a todos a hacer un trencito, jajajaja.

Nicole Costa en “La Fonda York 2016”.

-Tienen a Paula Garrido para este año, cuéntenme más de qué se trata.

Nicole: Sí, Paula quiso participar este año y nosotros estamos encantados de tenerla. Ella es Licenciada en Artes Visuales, y es -entre otras cosas- una experta en el trabajo textil con serigrafía. Así que propuso poner un stand de camisetas temáticas a la venta que se imprimirían en vivo y en directo, y a nosotros nos encantó la idea. Creemos que el trabajo de Paula encajará muy bien con el concepto de la Fonda que buscamos y que a la gente le gustará mucho ver el proceso de la impresión, asimismo como el resultado.

-¿Qué es lo que más les ha costado conseguir ya sea ingredientes y/o decoración? ¿Cómo lo hacen con el pisco, empanadas, etc?

Manuela: El año pasado a través de las páginas de chilenos en NY conocimos a la Sureña, una señora de Mulchén (región del Bío-Bío) que cocina como los dioses! Vimos fotos de sus exquisiteces y decidimos llamarla. Llegó con toda su familia en auto, armó su puesto y ahí mismo se pusieron a cocinar. ¡Increíble! Ver la cara de los compatriotas cuando prueban las empanadas calentitas, los anticuchos o la torta de milhojas… ¡Es priceless! Así que sin duda la invitamos para este año también, además nos encanta tenerla a ella y a su familia porque son personas muy buenas.

Nicole: Además de La Sureña, nos encargamos de conseguir un pisco sour casero de calidad a otra señora que nos provee cada año y que tiene muy buena mano. Para los vinos chilenos y otras bebidas alcohólicas ya tenemos trato con nuestros proveedores de siempre.

-¿Qué elementos de la Fonda York representan a Chile y qué a New York?

Manuela: Fonda York, se creó como una manifestación espontánea que celebra nuestra identidad y que cada vez más, se presenta como una alternativa de celebración. Se socializa a través de los bailes, la comida y la fiesta manifestada por nuestra cultura. Somos una plataforma abierta e inclusiva.

Nicole: Creo que nuestra fonda se genera a través de rasgos chilenos y neoyorquinos de una manera natural, porque es lo que somos: chilenos viviendo en Nueva York. Por ejemplo en el paisaje urbano que vivimos, es más fácil encontrar un galpón industrial de brick para hacer la fonda que un descampado para armar una ramada. Sin embargo la fusión funciona perfectamente y nadie exige que la fiesta sea una copia calcada de una ramada chilena. Estamos en Nueva York, y eso se entiende y se siente, incluso dentro de una celebración chilena.

Factor Trump

-En el contexto social y político que se encuentra EEUU hoy en día siendo artistas latinos viviendo en New York, con el fenómeno Trump ¿Cómo viven esta realidad?

Manuela: Trump es un fenómeno que se venía gatillando desde hace unos años en EEUU. Él vino a suplir un germen conservador donde el mercado determina la política y donde el capital es el motor. Y un mal motor, donde no se piensa en las minorías sino sólo en los estratos de poder, en el armamentismo y en la manifestación de un capitalismo brutal. Es la injusticia social hecha realidad, pero muchos de los que vivimos acá queremos creer que EEUU tiene cimientos sólidos de democracia, y que por lo tanto su sistema es difícil de penetrar. Por ejemplo, los cien primeros días de Trump no tuvieron ecos reales como tanto se temía, el cambio de leyes fue un festín barato de órdenes firmadas sin resultados reales, meras provocaciones sociales. Lo peligroso es que Trump representa un germen y ese germen puede crecer. Yo llegué en la época de Bush y cuando llegó Obama sentí la libertad de poder pisar fuerte siendo minoría: latina, inmigrante y mujer. Esperemos que los liberales podamos enfocarnos en un candidato único para no repetir nunca más con alguien como Donald Trump.

Nicole: De todos modos hay que especificar que Nueva York aún sigue siendo más amable en las políticas respecto a otras ciudades de EEUU, y esto afortunadamente nos da una sensación de relativa seguridad que nos permite seguir desarrollándonos como artistas, pese a todo.

-Como comunidad de artistas en NY… ¿Enfrentan la disidencia en las políticas contra los inmigrantes de Trump?

Manuela: Claro, siempre estamos alerta para poder decir nuestros pensamientos, yo en mi obra artística soy una parabólica de pensamientos que manifiesten este sentir.

Nicole: Sin duda. Para muchos artistas en NY las posturas de inmigración son un tema candente y necesario de analizar en sus trabajos. Yo llevo ya 5 años desarrollando un documental sobre la historia del artista chileno Iván Monalisa Ojeda que representa entre otras cosas, un testimonio vívido y desgarrador sobre la inmigración marginal en Nueva York, lo cual me parece para estos días, una reflexión no sólo necesaria sino también urgente.

-¿Cómo es vivir en NY siendo artista y chileno?

Manuela: NYC es una cuidad de altos y bajos , te da y te quita, te hace fuerte. Es una tierra de oportunidades pero también de desilusiones. Tienes que quererla mucho y encontrar tu nicho, pero cuando lo logras no te quieres ir.

Nicole: Es una ciudad extremadamente excitante si eres artista, los estímulos y las inspiraciones están por todas partes, nunca se agotan. Pero vivir estas experiencias únicas tienen un precio alto. Nueva York es una ciudad cara y el frío en invierno es implacable. Cuesta. Por eso son tan importantes los amigos y la misma comunidad de artistas, para retro-alimentarnos, cuidarnos y apoyarnos cuando la ciudad se nos quiere poner cabrona.