Camila Gutiérrez sobre caso de haitiana: “No se me hace loquísimo pensar que ella no se haya golpeado sola”

por

5230 posts

La familia llora la muerte de Joane, su hija está en manos del terrorífico SENAME y su padre no puede reclamar custodia porque también le robaron sus documentos.

Las luces de las velas en recuerdo de Joane en Plaza de Armas y cientos de personas exigiendo justicia fueron la única muestra de que su muerte no es tan clara como las versiones oficiales anuncian. Hay quienes no creen la información que entregó la policía y es que en un país machista y racista como Chile no es tan descabellado pensar que las cosas no son como se han contado.

La historia de Joane Florvil, mujer haitiana de 28 años, es trágica e injusta. Llegó a Chile en búsqueda de un futuro mejor y terminó arrestada por “abandonar” -según la policía- a su bebé de 2 meses en lo que fuera una confusa situación.

El 30 de agosto Joane estaba haciendo un trámite en la Oficina de Protección de Derechos de Lo Prado junto a su hija. En cosa de minutos la mujer terminó detenida al ser acusada de abandonar a la menor. La comunidad haitiana en Chile asegura que la mujer en realidad “salió corriendo detrás de un sujeto que le robó su bolso, situación que fue percibida por otras personas como abandono, llamando a Carabineros”. Como la mujer no hablaba español no logró explicar lo que habría ocurrido y la policía tampoco hizo nada para conseguir un traductor.

Velatón en recuerdo de Joane realizada en Plaza de Armas. Foto: Comunidad Haitiana en Chile.

Tras el hecho la mujer fue llevada a la 48 Comisaría de la Prefectura de Familia e Infancia y su hija a la Casa Nacional del Niño, organismo dependiente del Servicio Nacional de Menores (SENAME). Por otra parte, el padre de la bebé tampoco ha podido lograr retirar a la niña porque también sufrió el robo de sus documentos.

El punto más crítico en todo esto es que la policía asegura que producto de la desesperación por no poder comunicarse Joane se habría golpeado la cabeza autoinflingiéndose serias lesiones que terminaron con su muerte el sábado recién pasado.

Las reacciones sobre esta historia han sido muchas pero la mayoría lo encuentra sospechoso e incrédulo de la versión oficial. Es el caso de la escritora, Camila Guitiérrez (Joven y Alocada) quien en una publicación en Facebook hizo un llamado a “Hacer algo en serio”.

La versión oficial dice que Joane Florvil -mujer, inmigrante, afrodescendiente- abandonó a su guagua. La versión oficial dice que por eso fue llevada presa. Las conclusiones que se desprenden de la versión oficial justifican la muerte de Joane: una mujer que no ejerce la maternidad tiene que ser castigada. “Toda mujer que abandone a sus hijos merece morir”, leí en un comentario a la noticia. Quien comentaba era un hombre. Me pregunto si le deseará la muerte con la misma vehemencia a la gran cantidad de padres chilenos que abandonan a sus hijos.

Si desatiendo la versión oficial y escucho la de la comunidad haitiana, veo que Joane fue asaltada y trató de perseguir al ladrón para recuperar su bolso. No estaba abandonando a su guagua. Sólo corría para recuperar lo poco que tenía en Chile. Creo en la versión de la comunidad haitiana. En Chile -sabemos bien- la represión se ejerce sobre quienes están más vulnerables. Y no me puedo imaginar una vulnerabilidad mayor que ser mujer en un país machista, inmigrante en un país indolente, pobre en un país clasista, afrodescendiente en un país que se jura blanco. Joane tenía todo en contra. Su muerte sintetiza lo más horrible de Chile.

Luego de ser llevada a prisión, comenzó a darse golpes en la cabeza. Esos golpes la llevaron a la muerte. En un país como el nuestro, en que la policía abusa de su poder a través de la violencia, no se me hace loquísimo pensar que ella no se haya golpeado sola. Pero bien. No tengo información de esto así que me ciño a lo que sabemos: ella se golpeó en la cabeza. Leo otro comentario a la noticia. Dice: “Nadie la obligó a pegarse”.

Vamos atrás: si te vienes de Haití a Chile de inmigrante no es porque la estabas pasando súper bien en tu país. Te vas porque tienes que. Y tienes tanto que, que te lanzas a un país culiado en que tus condiciones de vida serán precarias en una sociedad más hostil que la conchesumadre. Y te asaltan. Y te culpan de haber dejado a tu guagua. Y no puedes explicarle bien a los pacos lo que pasó porque no hablas el idioma. Y a los hueones, la verdad, tampoco les interesa que les expliquís porque nadie tiene ninguna disposición de escucharte. Si eso no es para desesperarse, no sé qué.

En el mar de comentarios mezquinos o agresivos a la noticia, me consuela leer un par de comentarios empáticos. Aún así creo que deberíamos ir más allá. Hacer algo en serio.

La versión oficial dice que Joane Florvil -mujer, inmigrante, afrodescendiente- abandonó a su guagua. La versión oficial…

Posted by Joven y Alocada on Sunday, October 1, 2017