13 señales de que superaste a tu ex

13 señales de que superaste a tu ex

por

650 posts

Se esfumó sin que te dieras cuenta.

¿Recuerdas cómo era al principio? Parecía que nunca se fuese a acabar, que invadía tus pensamientos de día, de noche, en tus sueños, pero parece ser que se esfumó sin darse cuenta

Superar a tu ex es una tarea difícil, más no imposible. Nada es para siempre, y Thought Catalog reunió estas 13 señales de que ese calvario se acabó. Acá van:

Ya no domina tus pensamientos

No podías estar sin encontrarte con un recuerdo tu ex: caminando por la calle, afuera de un restorán, escuchando una canción. Podía ser algo significativo o trivial, pero lo era. Ahora, pasan semanas sin que se te cruce algo por la mente.

Encontrarte con él no te afecta

No te dan ganas de vomitar ni te duele el estómago. Solo sientes un nervio sutil, amigable, completamente manejable. Estás segura de ti.

Estás con alguien más y te sientes bien

No comparas actitudes, cuerpos, ni el sexo. Todo es simple.

Empezaste a olvidar la relación

Ya no recuerdas pequeños detalles, en especial aquellas que pensaste que eran importantes y sagradas. Puede que con el tiempo se conviertan en anécdotas que no te duelen.

Ya no lo odias

Si todavía odias a tu ex significa que te apasiona en algo su existencia y pasión no es sinónimo de superación. Si en vez de eso, tienes una postura neutral y respetuosa con ellos, significa que lo superaste.

Rechazas verlo

Tienes un mensaje para que se vean, pero rechazas la propuesta y eres sincera en ello. Pequeñas victorias.

No lo espías por internet

Tampoco piensas en la forma en que lleguen a hablar de tu ex con tus amigos ni intentas hacer las piezas calzar para encontrarlo en alguna parte.

Bloqueaste su número

Y también sus redes sociales.

No te da miedo amar a alguien más

Después de una ruptura, el amor legítimo se convierte en algo de temer. Pero ahora no. Si conoces a alguien increíble, no lo dudarás de nuevo.

Eres honesta con lo que la relación significó para ti

No fue un monstruo. Es una persona con defectos y virtudes, como todos. Tampoco lo idealizas, solo te quedas con que fue un momento significativo de tu vida.

Desarrollaste una curva de aprendizaje

Evitas las cosas que te llevarán a una espiral de recuerdos terribles. Te proteges de las cosas que podrían lastimarte. No estás interesado en hacerte sentir mal nunca más. Estas son todas las cosas que aprendes a hacer después de que te has humillado significativamente después de una ruptura.

Dejas de pensar en quién “ganó la ruptura”

Ya pasó. No existen ganadores ni perdedores, solo personas que siguen con sus vidas.

Estás feliz por su nueva vida

Simplemente le deseas lo mejor. Y lo dices en serio.