La creadora de las papas fritas Tika, el primer snack chileno -gourmet y natural- y que rescata la riqueza de las papas y tubérculos de nuestra tierra nos cuenta sobre los inicios de esta exitosa aventura gastronómica, que está a punto de sacar una nueva línea de productos.


Desde que Tika Chips salió al mercado, a fines del 2009, causó furor en el público y en la industria. La idea de hacer unas papitas fritas con tubérculos chilenos, que no habían sido explotados industrialmente, papas de colores sureñas, zapallo, camote blanco o betarragas, fue un imán para los gourmet de Chile y del mundo. Hoy Tika se vende en Francia, Uruguay, Brasil y está a punto de entrar a España y Estados Unidos. Pero para la ganadora del Premio Joven Emprendedora 2010 la aventura recién comienza, pronto se vienen  dos nuevas variedades de Tika y una nueva línea de snacks.

-Belelú: ¿Qué significa el éxito para ti?
-Carolina Echeñique: Poder estar en paz y feliz, aprovechando lo que uno tiene. La parte profesional es una faceta más de uno en el fondo, pero para mí el éxito de una persona no va por el éxito profesional, yo creo que uno es mucho más que eso, poder ser una mamá realizada, poder tener una pareja y estar enamorada, poder estar cerca de Dios, no sé, muchas cosas que te completan como persona. Ser solo un profesional para mí no sería ser nada.

-B: ¿En qué momento notaste que estabas destacándote, marcando una diferencia?
-CE: Desde el primer minuto me llamó la atención cómo el mercado respondió a Tika. Siempre hubo como una sorpresa de la gente y una curiosidad de conocer el producto. La gente me abrió las puertas de par en par, no solo las dueñas de casa sino que también el mercado mismo, todos los supermercados todas las tiendas gourmet, todos querían tener este producto tan entretenido y tan distinto. Así que para mí fue siempre una sorpresa. Cuando entramos a supermercados, me acuerdo de las caras de la gente probando y comprando, como si fuera el milagro que apareció en el supermercado, ése fue el punto donde me di cuenta de que Tika tenía mucho potencial y no solo acá, sino que afuera también.

-B: Probablemente el éxito para algunos sea simplemente ganar dinero, pero a veces hay otras motivaciones que te inspiran para desarrollarte como persona, de estas otras, ¿cuáles son las que a ti te mueven?
-CE: Encuentro súper entretenido el poder hacer familia, el desafío de ser mamá, de poder orientar a una persona que está empezando a ver el mundo. Me mueve mucho el poder ayudar gente, poder dar empleo y tener buenas condiciones laborales en Tika. Me mueve crear cosas nuevas, buscar alternativas distintas y no dejarme llevar por lo que ofrece la gente.  Por el lado de Tika, lo que más mueve es el desafío de ver lo que otros no han visto, de poder hacer algo realmente único, innovador y que muestre cosas distintas en Chile. Que existan alternativas de snack para niños, poder hacer algo rico sin tener la necesidad de agregarles químicos como todas las industrias grandes.

-B: ¿Qué tan importante es el tiempo libre en tu vida?
-CE: Para mí el tiempo libre es cuando puedo hacer lo que tengo ganas de hacer, independiente de si puede seguir siendo trabajo, o hacer tareas con mis niños. El tiempo libre significa que lo estoy aprovechando, y no necesariamente tengo que estar descansando o durmiendo, al contrario soy bien poco de eso, me gusta siempre estar haciendo algo, así que para mí el tiempo libre es aprovecharlo a mango.

-B: ¿Cómo has logrado compatibilizar tu éxito profesional con la familia y tus hobbies?
-CE: Para los hobbies no me quedan mucho tiempo, pero trato de hacer gimnasia, de salir a correr para despejar la cabeza y estar activa. Con la familia, hay minutos difíciles, cuando me toca viajar. Además, como mamá tienes que lidiar con mil cosas todos los días y cuesta. Siempre estás como en dos lados, pero trato físicamente de estar siempre en las tardes en mi casa, de parar cuando llegan mis niños y luego retomar los pendientes del trabajo tipo ocho.

Esta entrevista es parte de “Los 17 de la Series 7″, un conjunto de conversaciones con destacados líderes chilenos en ámbitos como el emprendimiento, medio ambiente, tecnología y otros.

Keeping sharing simple...
0
Keeping sharing simple...
0

Sobre el autor

Madres e hijas, esposas y amantes, princesas y brujas. El equipo de Belelú tiene un poco de toda mujer que haya existido. Nos puedes seguir en el Twitter Belelú.

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.