Soy zapatera y me encanta

Cuando empecé con mi marca, sólo tenia 25 años, desde los comienzos al día de hoy ya han pasado 22 años y muchas, pero muchas historias.

Qué  orgullo cuando te llega un mail donde  te invitan a ser colaboradora de una página tan power como BELELÚ, eso es lo que me pasó. Recibí el mail y lo leí varias veces, y a medida que fueron pasando los días me di cuenta que era un reconocimiento a mi trabajo, a mi marca, a mis zapatos.

Para las que no me conocen, que deben ser varias, soy zapatera y manejo mi marca homónima: Zapatos Aurora Conejero, una marca muy antigua que lleva más de 20 años en el mercado con un inicio absolutamente  exitoso, algunos recesos y  una nueva aparición hace 2 años.

Cuando empecé  con mi marca, sólo tenia 25 años, desde los comienzos al día de hoy ya han pasado 22 años y muchas, pero muchas historias.

La marca desde un principio se planteó como de tendencia  y que pudiera cubrir un segmento de mujeres que no encontraban lo que buscaba, algo distinto y entretenido. Claramente en esa época no había la oferta que hoy existe, los zapatos que habían eran muy fomes, generalmente en negro y café y obviamente sólo para señoras.

Las importaciones de China recién estaban empezando y lo que traían eran zapatos plásticos feos y malos. Ante ese mercado el tener una propuesta distinta era muy osado, pero  si la propuesta era buena también era muy fácil que te fuera bien, y así fue.

Mis primeros zapatos fueron botas blancas con flecos  para el verano,  eran realmente terribles, me acuerdo y me da risa pensar en ellas, imagínense lo que puede llegar hacer andar con botas y 34 grados de calor, pero la moda es la moda.  Después de este súper lanzamiento que fue un modelo y en un color, o sea nada, se me ocurrió hacer botas bucaneras (sobre la rodilla) para el invierno, pero la gracia de esta botas era que las ofrecía en todos los colores  y eso sí que era una oferta que  nadie tenía.

Las botas fueron un éxito total y una productora de moda de la revista Paula, que en esos tiempos era la biblia de la moda, las fotografió para la moda de invierno. En ese momento se produjo  mi primer conflicto, que fue cuando me preguntaron la marca  de las botas y  los datos para que la gente los comprara. Obviamente no lo pensé mucho y les dije que le pusieran mi nombre, Aurora Conejero. Jamás  pensé  en ese momento  lo que significaba que tu nombre fuera una marca y claramente el ponerle mi nombre no obedecía a ninguna estrategia de marketing ni nada parecido, sólo era  una casualidad  del momento.

Lo  que pasó después era demencial, la gente llegaba a  comprar desde muy lejos, dejaba abonado la mitad  de la bota y volvía 15 días después a retirarla, era de locos. Y no era 1 ó 2 personas al día, habían días que llegaban 10 ó 15 personas, era insólita la necesidad de tener algo diferente.

Bueno ese fue el comienzo de mi marca , como este es el comienzo de mi colaboración con BELELÚ,  la idea es ir contándoles todo lo que tenga que ver con moda, tendencia, zapatos  y cualquier historia entretenida que vaya apareciendo.

powered byDisqus