Conversamos con el actor mexicano sobre su nueva película “NO”, de política y de género. Revisa lo que nos comentó.


Lleva tres días en Chile y ya medio Santiago se lo ha encontrado en eventos, restaurantes o una cafetería cerca de su hotel. Y es que Gael García es una súper estrella que no se toma su fama tan en serio, al parecer es más profesional que egocéntrico.

El actor mexicano se encuentra promocionando su nueva película “NO” en la cual fue dirigido por el chileno Pablo Larraín -Fuga (2006), Tony Manero (2008) y Post mortem (2010), entre otras-. Gael ha dado decenas de entrevistas y se nota que ya está cansado. Al parecer no ha parado para descansar, pero le quedan pocas horas en el país y aún así se dio un tiempo para conversar con un grupo de blogueros entre los que nos encontrábamos nosotras.

En la película “NO”, García interpreta a un publicista que es contactado por uno de los voceros de la Concertación para desarrollar la campaña contra el régimen militar que buscaba derrocar mediante un plebiscito al dictador de Chile, Augusto Pinochet.

“La libertad por la que lucharon es la que están ejerciendo los estudiantes ahora”

El actor nos contó que para interpretar su personaje tuvo que observar y escuchar mucho, además nos contó que le pasaron “una especie de dossier donde aparecía un resumen de entrevistas a quienes trabajaron en el NO, fechas, cronogramas, quienes eran cada uno de ellos, los movimientos sociales, por qué surge el plebiscito” lo cual sin duda lo posicionó en la realidad de la época.

Sobre las críticas a la democracia y de que a pesar de todo “nada ha cambiado”, el actor nos comentó que “es mayoritariamente común decir que nada cambió desde el 88, pero yo creo que para las personas que vivieron la dictadura y que trabajaron por él no se les hace una falacia, porque claro que cambió”.

“Por ejemplo la libertad por la que lucharon es la que están ejerciendo los estudiantes ahora, pudiendo manifestarse, agruparse y decidiendo cambiar las cosas. Esa es mi perspectiva como extranjero. Pero me llama la atención que en Chile aún es común ver golpes, es normal. Chile ha dado la cara y ha tenido una relación muy generosa con la democracia. Chile creyó en un plebiscito y lograron una victoria derrocando al dictador, entonces hay una especie de generosidad ante la democracia y el sueño de la libertad, equidad e igualdad, pero obviamente sabemos que eso se da en cierto ámbito ya que hoy chile es uno de los países más desiguales de Latinoamérica junto con México”, aseguró a Belelú el protagonista de la película escrita por Antonio Skármeta.

También nos habló de la realidad del personaje de Verónica que es interpretado por Antonia Zegers quien es la ex pareja de René Saavedra (García), una mujer activista política y de pensamiento radical que elige luchar por la vuelta a la democracia lo que le cuesta la cercanía al hijo que tienen en común. “Por lo que me gusta ser actor es porque no tienes que enjuiciar moralmente a los personajes, trato de entenderlos y de perdonar, mi personaje de alguna manera también lo hace, no la enjuicia. La ama. Pero si es bastante doloroso sobre todo para la familia”.

La película será estrenada el próximo 9 de agosto en los cines chilenos y sin duda dará que hablar ya que muchos sentirán nostalgia con ella.

Le preguntamos algunas cosas más a Gael, entre ellas, qué es lo que más le gusta de las mujeres… las invito a revisarlas a continuación en un video que realizamos especialmente para ustedes…

YouTube Preview Image

Video: Jonas Van den Bosch.


Keeping sharing simple...
64
Keeping sharing simple...
64

Sobre el autor

Periodista, loca y desenfrenada. No tiene mascota ni hijos. Ama la cultura y el esmalte de uñas. El cine es su perdición y últimamente se ha puesto bastante farandulera, aunque en la universidad prometió que nunca lo haría. En Twitter es @dleigthon

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.