5 tips para comenzar a planear tu boda (Parte 1)

¿Recibiste el anillo y no sabes por dónde empezar? Flaii te tiene algunos tips.

Recuerdo que comencé a planear mi boda al día siguiente que me dieron el anillo. Y aunque muchos puedan pensar que es una exageración, muchas mujeres hemos soñado con casarnos desde el día en que nos presentaron a la primera Barbie y al primer Ken (y obvio, después de muchos triángulos amorosos con Teresa y el Ken playero).

Lo primero que hice fue investigar en internet la última tendencia en las bodas, colores, temas, vestidos, y atiborré un folder en mi computadora con todas las ideas que consideraba oportunas para "mi día". Al cabo de unas dos semanas, tenía fácilmente 200 archivos de ideas en cuanto a flores, vestidos, arreglos de mesa, invitaciones y demás. Faltan palabras para describir lo difícil y absolutamente complicado que se tornó el proceso a partir de esto.

Con un año y medio de casada y con más de cuatro años siendo fotógrafa de boda, puedo ver con ojos fríos todo el proceso de planeación de un evento de ésta magnitud, así que futuras novias: aprovechen mi experiencia, les daré 10 tips -en dos entregas- como su bandera al ir comenzando la preparación de su día.

1. Visualízate.
¿Has pensado en el tipo de novia que te gustaría ser? ¿El tipo de vestido que te encantaría usar? ¿Si prefieres una boda de día, de noche, en playa, en jardín? Todos estos pasos son ultra importantes ANTES de aventarte un clavado en el inmenso mar de blogs de boda que existen en la red. Fija tus preferencias en una hojita de papel, visualiza tu pelo, tu vestido, tus zapatos, las invitaciones, etc. Es importante que lo hagas sin influencias externas ya que esto te servirá para marcar los lineamientos del tipo de boda que planeas y ser fiel a la idea básica que siempre te has imaginado.

2. Fijen una fecha.
Una vez que te imaginaste el tipo de boda que quieres, decide junto a tu novio cuándo sería la mejor fecha para casarse. Si acaso has decidido hacer una boda en jardín, investiga cuál es la mejor fecha para hacerlo en el lugar en el que hayas decidido casarte. Recuerda que en muchas ciudades hay algunos meses en los que llueve sin parar o hace un calor extremo. Si prefieres que tu boda sea en interior, investiga también fechas para ir separando la celebración religiosa. (En México, muchas veces la disponibilidad de oficiantes o lugares para las ceremonias religiosas marcan la decisión final sobre la fecha). Si tu boda será en playa o en alguna otra ciudad, fija la fecha de manera que no sea una fecha complicada para que tus invitados asistan. (Tip: como fotógrafa he encontrado que muchas veces los días festivos y vacaciones, aunque en teoría deberían facilitar el viaje de invitados, en realidad hace que algunos decidan no ir a tu boda para ir a otros lugares a vacacionar).

3. Regístrate en Pinterest.
Si todavía no eres una pinterest-adicta y te has salvado, es hora de que te registres y te dejes llevar por la cantidad de pins sobre bodas, DIY, vestidos, belleza y demás que puedes encontrar en ésta página de internet. Las búsquedas sobre cosas específicas para boda (basado en las ideas que tengas sobre tu día) irán presentándote ideas factibles que podrás acoplar a lo que siempre te habías imaginado -y muchas otras te abrirán los ojos a cuestiones que no te habías preguntado.- Sé ordenada al abrir carpetas que podrás llenar con ideas de flores, vestidos y hasta regalitos para invitados.

4. Establece un máximo para tu número de invitados.
Aunque el número de invitados puede ir modificándose a lo largo de la planeación de boda (lo cual es completamente normal), debes ir fijando cuál sería el número máximo de invitados en tu boda. Recuerda que el número de invitados marca el presupuesto de tu boda, y también el nivel de íntimo-cercano de la misma, y que no siempre entre más invitados tengas más ambiente habrá en la fiesta. El número de invitados marca varios factores: la cantidad de alcohol, el número de arreglos florales, el número de sillas, mesas y cubiertos; etcétera. Marcando un número máximo de invitados podrás irte al siguiente punto sin problema.

5. Establece un presupuesto.
Ajustarse al presupuesto es una tarea titánica, puesto que acercándose el día de tu boda, puede resultar que tengas que aumentar el presupuesto por cuestiones que no habías previsto: permisos, valet parking, tarimas, toldos, mesas adicionales, etcétera. De cualquier manera es útil y absolutamente necesario que junto a tu novio establezcan un presupuesto de lo que les gustaría gastarse en su boda, siendo flexibles al considerar un aumento normal de al menos un 10-15% del mismo hacia el final.

powered byDisqus